Now Reading
7 Tips para Construir un MVP que Produzca Su Máximo Valor

7 Tips para Construir un MVP que Produzca Su Máximo Valor

7 Tips para Construir un MVP que Produzca Su Máximo Valor

Tangelo ha trabajado con cientos de startups. Por eso, hemos detectado los tres aciertos clave de las startups que conquistan su mercado: sus herramientas, su equipo y su timing: hacer las cosas en el momento adecuado. Esto quiere decir que las startups exitosas se aseguran de tener las herramientas adecuadas para detonar la co-creación con sus clientes. Las startups más exitosas buscan talento flexible que pueda desarrollar nuevas habilidades sobre la marcha. Sobre todo, las startups más exitosas cuentan con los nervios de acero para escalar lenta pero consistentemente. 

El éxito en el mercado para una startup es como un complejo juego de ajedrez en tercera dimensión, donde la reina es el MVP  (Producto Mínimo Viable, o MVP por sus siglas en inglés). Sin lugar a duda, la reina — el MVP — es la pieza más valiosa en juego, pero se debe proteger hasta que esté lista para tomar el control del tablero.

Hemos condensado nuestras observaciones prácticas, nuestras experiencias, y todos nuestros datos en el Proyecto Startup Genome. Dicho proyecto llegó a compilar datos sobre más de 10,000 negocios de todo el mundo. El resultado es la siguiente guía, que presenta siete de las mejores buenas prácticas en la gestión de los MVPs.  La dividimos de las siguiente manera: 2 puntos para nombrar qué hacer (tus Do’s), tres puntos de qué evitar (Los Don’ts), y uno sobre el qué medir. 

Qué Hacer

1. Investiga: Comienza con el problema, no con la solución

Las startups más exitosas eligen qué problema resolverán y quiénes serán sus beneficiarios mucho antes de escribir una sóla línea de código. La intensidad y el nivel de detalle de su investigación determina en gran medida su éxito a futuro. Según el reporte Startup Genome 2017, el 60% de las startups estancadas utilizan esta etapa de investigación temprana intentando validar su solución, mientras que el 80% de las startups más exitosas se dedican enteramente a delimitar detalladamente los componentes de su problema. 

2. Haz tu tarea: Identifica tu competencia y a lo que te enfrentarás

Tu competencia más obvia no es en realidad tu verdadera competencia: Evita la visión vertical. En esta era de la disrupción, la competencia aparece inesperadamente, desde cualquier rincón del planeta y desde cualquier industria. Según Kissmetric, puedes evitar pérdidas millonarias con unas simples actividades con unas cuantas acciones que te ofrecerán el panorama de tu competencia y tu demanda, por ejemplo: 

  1. Instalar una landing page para recolectar emails que anuncien actualizaciones para el próximo lanzamiento.
  2. Busca a los clientes donde estén y pídeles sus opiniones.
  3. Busca ejemplos de ideas similares que han fallado
  4. Sumérgete en Google Analytics para conocer el volumen de búsquedas sobre ideas similares y sobre tu competencia.

3. Haz las cosas de manera diferente: Dedícate a pensar innovadoramente

Los mejores procesos y culturas innovadoras procuran descartar sus supuestos o prejuicios. Pocas veces las personas pueden explicar cómo influyen sus prejuicios en sus creencias. Un excelente ejemplo es una empresa de mudanzas y entrega que se deshizo de sus anticuados prejuicios sobre los roles de género. Esta startup entrenó a sus trabajadores en mejores prácticas y en teoría del diseño interior. De esa forma, su porcentaje de rechazo disminuyó del 10 al 1 por ciento. 

Qué Evitar

1. Evita vacilar o esperar: Prioriza la introducción de tu MVP y deja que haga lo suyo.

Apresúrate con calma. Este consejo parece contradictorio, pero es mucho más sútil que eso. Piensa en la historia del general Temístocles en la Antigua Grecia. Uno de sus rivales le advirtió que no atacara, diciéndole: “En los juegos Olímpicos, el que empieza primero pierde”. Temístocles responde: “Pierde, sí. Pero el que empieza demasiado tarde nunca ganará”.

A pesar de que el 74% de las startups que han quebrado por escalar prematuramente, aquellas que pudieron escalar a un paso constante con un balance correcto de sus sistemas internos, crecieron más a largo plazo: 20 veces más que quienes se precipitaron en su escalamiento.

2. Evita la perfección: Lo perfecto es lo enemigo de lo bueno.

Este segundo punto está relacionado al primero, pero requiere especial atención. Danny Inny, fundador de Mirasee, relata a la Revista Inc. cómo desperdició meses perfeccionando una innovación que, al final, nadie quería. Construye un mínimo viable basado en una hipótesis. Pruébalo con usuarios beta. Luego, descártalo o mejóralo. Decidir entre descartar (o desechar) una innovación en proceso o mejorarla es difícil. Es el mejor momento para acudir y asesorarte de  inversionistas, estudios para startups startup studios, y emprendedores en serie.

See Also
equoia Capital Invierte en REVER

3. Evita enfocarte en las características o los beneficios: los clientes compras experiencias, no cosas.

Steve Jobs llevó a Apple a ser una marca con reconocimiento mundial dos veces. La primera vez, como co-fundador en los setentas, y la segunda en los noventas, cuando lo re-contrataron para revertir la tendencia de declive de la marca. En un discurso sobre marketing, Jobs dijo: “Nuestra misión no es hacer máquinas para que la gente haga su trabajo, aunque eso lo hacemos bien….La visión de Apple va más allá…Nuestro valor fundamental es que creemos que la gente apasionada puede cambiar el mundo para bien.” Nike no vende zapatos, vende excelencia atlética. Coca Cola no vende gaseosa. Dime qué sensación vendes en tres palabras o menos — y te diré qué es lo que atrae a tu clientela. 

The Single Metric

Al presentar el concepto del MVP, Eric Ries, autor del libro Lean Startup reconoció que es muy fácil llevar cualquiera de sus conceptos al extremo. El principio “lanza pronto, lanza frecuentemente”, más conocido como RERO por sus siglas en inglés, puede terminar destruyendo la reputación de una startup, si se lanza antes de que el MVP sea funcional. La palabra viable es clave en dicho concepto. Algunos emprendedores mantienen a sus equipos alineados refiriéndose al MVP como Minimum Viable Product, poniendo el énfasis en que el producto debe funcionar suficientemente bien como para que los clientes de verdad paguen por lo que es.

Para ayudar a los emprendedores a seguir las mejores prácticas, Erik Ries sugiere utilizar la Métrica de las Tres Mitades: cuando hayas llegado a tu MVP ideal, recorta la cantidad de características a la mitad; córtalas a la mitad una vez más, repite por tercera vez. Puede que tus clientes detesten un producto que cuente con una octava parte de lo que tú creías que debía ser. No te preocupes. De cualquier forma, las características que consideren esenciales determinarán tu roadmap (planeación de siguientes pasos) para el futuro. Por otro lado, los early adopters — tus primeros clientes — tienden a ser visionarios, y entienden sus propias necesidades mucho mejor que los emprendedores.

Co-crea con tus early adopters y tus beta-testers para refinar tu MVP, y así escalar lentamente para construir algo verdaderamente genial.

Pros

Mantén un pensamiento ordenado y un objetivo claro de lo que vas a resolver con tu MVP.

Lanza y testea el MVP tan rápido puedas, la idea en esta etapa es aprender, ajustar y volver a lanzar.

Cons

Destinar demasiados recursos económicos y tiempo puede resultar contraproducente al momento de crear el MVP.

No asumas que por tener un MVP conseguirás financiamientos, quizá solo obtengas seguidores, usuarios o entiendas que lo que lanzaste nadie lo quiere.

Cual es tu reacción
Contento
0
Emocionado
0
Enamorado
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Ver comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2020  INTERESANTE.
Regresa al inicio