Now Reading
China es el Primer País en Controlar la Pandemia del COVID-19, ¿Cómo lo Lograron?

China es el Primer País en Controlar la Pandemia del COVID-19, ¿Cómo lo Lograron?

Esto es lo más interesante

En China ya no han resultado nuevos casos de personas infectadas por el COVID-19. ¿Será que ya combatimos al virus y podemos seguir con nuestra vida normal?.
En China tomamos la lucha contra el COVID-19 muy en serio, seguimos todos los protocolos, fuimos exageradamente cuidadosos y gracias a ello hoy podemos salir de nuestras casas.
Gobierno, ciudadanía y sector privado nos unimos para controlar la pandemia en China. Nuestra Conciencia social ha sido más fuerte que el COVID-19.

Ahora que el virus ha estado avanzando en Estados Unidos y México y que evidentemente ya se salió de control en España e Italia, muchos conocidos se han acercado a mí con las mismas dudas: ¿Cómo es que China al ser el epicentro de la pandemia ya no tiene más infectados?, ¿Cómo es posible que no haya contagios en otras provincias de China?, ¿Será verdad que China creó todo esto a propósito con un interés económico?

En China no titubearon en cerrar fronteras, en quedarse en casa para disminuir la propagación de contagios por el COVID-19

Recordemos que China tiene lidiando con este virus desde principios de enero, más activamente y entendiendo mejor al COVID-19 a partir de la tercera semana del mismo mes. Al día de hoy se cumplen mas de tres meses que China ha estado envuelta en esta vorágine de contagios, muertes y estragos económicos.

A finales enero se declaró oficialmente la cuarentena en Wuhan, epicentro de la pandemia, y pocos días después la provincia completa ya estaba cerrada totalmente. Las provincias cercanas a Hubei reportaban cada vez más contagiados, y poco a poco se fue expandiendo la pandemia a otras provincias. En la tercera semana de febrero, casi un mes después, China llegó a su pico más alto de contagios superando los 3 mil casos confirmados en un solo día, con más de 60 mil casos acumulados. A finales de febrero China empezó a experimentar una baja en los casos sospechosos y los confirmados frenaron su vertiginoso aumento.

En Suzhou, desde el 10 de marzo no se han reportado casos confirmados ni fallecidos y en muchas provincias de China ahora no cuentan con más de 100 casos activos por contagios de COVID-19, incluyendo Hubei.

Gobierno, ciudadanos y sector privado en China se unieron para abatir al COVID-19

Está claro que el gobierno de China influyó en gran medida para controlar la situación, sin embargo la ciudadanía y el sector privado también hicieron su parte. Cómo ya lo he mencionado en otros artículos, yo vivo en China desde hace tres años y he vivido esta pandemia y cuarentena en carne propia. 

Ante la complicada situación que Wuhan estaba atravesando, los insumos, infraestructuras y personal no se daban abasto. Para poder controlar la situación y apoyar a la provincia, se crearon cuadrillas de enfermeros y médicos de otras zonas para ir a la ciudad más contagiada de China y hacer frente a la enfermedad. Las empresas y particulares de las provincias menos afectadas recolectaron equipo médico, mascarillas y medicamentos para enviarlos a Wuhan. Las fábricas de aparatos médicos como camillas, respiradores y otros utensilios, hacían donaciones para los hospitales temporales.

China se unió en pro de controlar esta pandemia que no paraba de progresar. Esto fue lo que China y la ciudadanía hicimos para controlarla:

Las revisiones eran minuciosas para entrar y salir de las provincias en China

En cuanto las autoridades y hospitales fueron sobrepasados por la situación se decretó cuarentena estricta en Hubei. Todo transporte público y privado estaba detenido, nadie podía entrar ni salir de la zona. Posteriormente los gobiernos de cada provincia iban dando seguimiento a la situación de cerca y empezaban a actuar para evitar el contagio masivo. En muchas de las provincias aún no llegaban a los 100 casos confirmados cuando iniciaron con las inspecciones en carreteras y entradas a las diferentes ciudades. Era mandatorio controlar la circulación de personas entre provincias para saber cuál era su estado de salud y evitar la propagación del virus.

Ningún automóvil entraba sin antes ser inspeccionado. Tomaban la temperatura a todos los ocupantes del vehículo y se revisaban cajuelas y asientos para confirmar que no escondieran a ningún enfermo. Hacían preguntas exploratorias para confirmar de dónde venían o si habían estado en contacto con alguna persona en las zonas más afectadas.

La espera era de horas para poder entrar a cualquier ciudad ya que había largas filas de autos por inspeccionar, sin embargo todos acatamos la orden, nadie pasaba sin la revisión pertinente.

Exageramos en las medidas para prevenir más contagios del COVID-19

En China se fumigaron calles y edificios para evitar más contagios del COVID-19

“Si venían de otra provincia marcaban sus puertas por fuera con una pegatina a modo de sello de seguridad y los visitaban tres veces al día”.

Roxana B, Blog @nohablochino

Parte crucial de la cuarentena dictaminada fue el confinamiento en casa hasta nuevo aviso. A pesar de que la mayor parte de la población hizo caso a la “recomendación” de quedarse en casa, las autoridades implementaron medidas de prevención. En Suzhou, cada recinto habitacional debía preparar a su personal de seguridad para llevar a cabo las rutinas de prevención estipuladas por el gobierno: sólo podíamos salir a hacer la compra una vez al día, para ello nos entregaban un pase de salida con fecha y hora el cual debíamos entregar al regresar. Al entrar de nuevo al recinto habitacional tomaban nuestros datos y después revisaban nuestra temperatura.

Si alguien llegaba desde otras provincias los ponían en cuarentena en su hogar durante 14 días, sin poder salir ni a tirar la basura. Marcaban sus puertas por fuera con una pegatina a modo de “sello de seguridad” y los visitaban tres veces al día. En caso de que algún recién llegado diera positivo en COVID-19 el edificio completo era puesto en cuarentena y se activaban protocolos para evitar el contagio.

En otras zonas, las medidas eran mucho más estrictas, dejaban salir solo a una persona por familia y solo podían pedir un pase de salida cada tres días, así evitaban que todos salieran al mismo tiempo. Además de lo anterior nadie podía entrar a los recintos habitacionales si no vivían ahí, por lo que las visitas a casas de amigos estaban totalmente prohibidas, las señoras del aseo no podían entrar y todos los paquetes o pedidos a domicilio se dejaban en la entrada del recinto.

El distanciamiento social es la medida más eficaz para prevenir el contagio del COVID-19

Como ya sabemos, el distanciamiento social es el principal método para prevenir el contagio, lo cual no se podía lograr con un metro lleno de gente y escuelas a tope de alumnos. Por lo anterior, el gobierno decretó que todas las escuelas volverían a clases hasta ver resultados positivos frente al COVID19. Las empresas que no estuvieran relacionadas con el sector salud o servicios de primera necesidad no podían volver a sus labores normales. Muchos de los trabajadores estaban cumpliendo con sus labores desde casa o les adelantaron sus vacaciones directamente.

En el caso de las empresas, esta medida duró 4 semanas aproximadamente, en el caso de las escuelas, aún no se define la fecha para la vuelta a clases.

La postura del gobierno en China es fundamental para mitigar la crisis económica

El gobierno estipuló que ninguna persona podía ser despedida por motivos de la cuarentena, ni dejarían de recibir sus salarios. Para hacer esto posible buscaron la condonación del pago de servicios como renta, luz y agua por lo menos tres meses, así como la disminución del pago de impuestos durante el mismo periodo.

Sin embargo y a pesar de los esfuerzos generados, hubo muchos cierres de pequeñas empresas que no pudieron sortear las dificultades de la pandemia. La producción industrial disminuyó considerablemente, lo cual generó que las tasas de empleo bajaran un 6% según datos de National Bureau of Statistics of China.

Todos en China seguimos los protocolos de entrada y salida

Está claro que más de una vez fue necesario salir a comprar provisiones, por lo que nos tocaba cumplir con protocolos de prevención:

  • Si tenías algún síntoma parecido al COVID-19 u otra condición de salud que pudiera comprometerte no podías salir de casa.
  • La principal herramienta con la que contábamos eran las máscaras quirúrgicas o N95, las cuales siempre fueron un requisito obligatorio durante todo el periodo.
  • Mantener una distancia considerable entre personas era la mejor prevención. De esta manera evitaríamos estar en el radio de esparcimiento del virus en caso de que alguien estuviera infectado.
  • El desinfectante era de uso común para todos, cada vez que tocábamos algo había que desinfectar nuestras manos.
  • Había líneas de teléfono abiertas en caso de que alguien quisiera reportar un caso sospechoso o si alguien nuevo llegaba al recinto y no estaba cumpliendo su cuarentena.

Parecen cosas insignificantes, sin embargo cuentan mucho para detener la propagación del COVID-19.

Las empresas de primera necesidad tuvieron que continuar a pesar del COVID-19

Doctor trabajando durante la pandemia del COVID-19

Entre las empresas de primera necesidad que debían permanecer abiertas eran todas aquellas fábricas dedicadas exclusivamente al sector salud, hospitales y farmacias, supermercados, tiendas de conveniencia y algunos restaurantes. Además de las oficinas de gobierno que proveen servicios como combustibles, electricidad, agua, recolección de desechos,  etc.

A pesar de que estas empresas seguían funcionando, sus horarios de atención eran restringidos y en todas ellas debían cumplirse los protocolos tanto para la seguridad de los trabajadores, como de los clientes. Toda empresa que estuviera operando debía proveer a su personal del material necesario para preservar su salud: cubrebocas y guantes quirúrgicos, desinfectante para manos, y si estaban en contacto directo con clientes debían portar caretas de plástico que cubrieran su rostro.

LEER TAMBIÉN

En el caso de los clientes, todos debíamos pasar por un chequeo de temperatura y portar debidamente nuestro cubrebocas. Los elementos de mayor contacto debían ser desinfectados constantemente, como las manijas de puertas y carritos para el mandado.

Los restaurantes no tenían permitido recibir gente en sus locales, solamente podían recibir pedidos para llevar. También contaban con horarios restringidos y los protocolos de prevención pertinentes.

Si alguna de las empresas que estuvieran operando no cumpliera con las medidas de prevención solicitadas, se arriesgaban a que el gobierno cerrara el recinto indefinidamente.

“Tener conciencia de que nuestros actos pueden perjudicar a otros se llama conciencia social, y es la mejor arma ante estas situaciones”.

Roxana B., Blog @nohablochino
Conciencia Social, es la mejor arma para combatir al COVID-19

China tiene el COVID-19 bajo control, pero no ha bajado la guardia.

Con este recuento del COVID19, muchos apenas se darán cuenta de que China ya tiene más de tres meses tratando de controlar la situación. Es curioso que muchas personas se pregunten cómo es que china controló tan “rápido” esta pandemia, he ahí la respuesta.

Hemos pasado casi dos meses en cuarentena estricta, solamente consumiendo lo básico y sí tuvimos suerte manteniendo nuestro empleo. Sin embargo, debo aceptar que siempre me mantuve positiva pues veía que el gobierno estaba actuando con decisión.

A pesar de que en Suzhou y en otras provincias de China ya no haya casos confirmados desde hace varias semanas, las medidas de prevención no han parado. Por el contrario siguen igual o más estrictas que antes, pues temen que haya un rebrote y la situación empeore de nuevo. Aún sin ningún caso de contagios seguimos utilizando las máscaras, desinfectantes y siguen tomándonos la temperatura a todos los lugares a los que vamos.

Las escuelas no han vuelto a sus actividades normales. Los profesores siguen impartiendo clases en línea y manteniendo a los niños en casa. Las Universidades siguen cerradas y no tienen permitido a los alumnos volver a los dormitorios dentro del centro de estudios, por lo que se mantienen en sus casas tomando clases a distancia. Los restaurantes, bares y otros lugares de esparcimiento ya han abierto con horario restringido y deben mantener ciertas medidas de prevención: no saturar su capacidad, tomar la temperatura a todos los que entran, revisar que los asistentes tengan su Health Code en verde, entre otras.

Health Code
Para poder entrar a lugares públicos tu QR debe ser verde: Health Code

“China ya tiene el virus bajo control, pero no ha bajado la guardia, la primera semana de abril se declaró fin de la cuarentena en Suzhou y muchas otras provincias, sin dejar de lado las medidas de prevención”.

Roxana B., Blog @nohablochino

Han sido 3 meses difíciles, ha habido pérdidas humanas y económicas, estoy segura que estas últimas se recuperarán más pronto que tarde, pero las muertes no las podremos revertir.

Haz tu parte para combatir esta pandemia y quédate en casa.

Pros

Todos los países pueden superar la crisis del COVID-19 siguiendo el protocolo de prevención

Si cuidas de ti mismo, cuidas de todos y pronto podremos vencer al COVID-19

China es un ejemplo de lo que SI debemos hacer para volver a nuestras vidas cotidianas

Si gobiernos, ciudadanos y sector privado nos unimos, la crisis del COVID-19 será menor y podremos salir todos adelante

Cons

De no hacer caso a los protocolos los contagios del COVID-19 seguirán aumentando

Si no te cuidas y permaneces en casa el tiempo de contingencia será más largo

Cual es tu reacción
Emocionado
0
Interesante
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
0
Ver comentarios (2)
  • Gracias por compartir tu experiencia, soy de Ecuador y la verdad me tranquiliza mucho leer tu historia, espero que todo esto termine pronto, un abrazo fuerte.

Deja con comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2020  INTERESANTE.
Regresa al inicio