Now Reading
3 Interesantes Estrategias Para Mejorar tus Finanzas Personales

3 Interesantes Estrategias Para Mejorar tus Finanzas Personales

  • Mejorar las finanzas personales es esencial para aumentar la
  • calidad de vida de las personas.
  • Lograr tener finanzas personales sanas no es difícil, solo necesitamos ser conscientes de que necesitamos un plan y apegarnos a él.
  • Encuentra en este artículo la clave para mejorar tus finanzas personales.

A la mayoría nos ha pasado alguna vez que llega fin de mes, vemos nuestra cuenta bancaria y nos preguntamos: ¿A dónde se fue mi dinero?, ¿en qué me lo gasté?. Si esto te suena familiar, ¡bienvenido al club!. El club de los despistados, desorganizados o de los que no llevan un control o manejo de sus finanzas personales. Pero no te sientas mal, lo importante es que puedes hacer algo al respecto.

Las buenas finanzas personales son cuestión de hábitos sanos y mucha práctica. La mejor forma de aprender algo es haciéndolo todos los días. Las finanzas personales no son la excepción. Lo primero es tener un objetivo o propósito claro para saber hacia dónde vas y con base a eso planificar y tomar acción para lograrlo.

Tener finanzas personales sanas, te permite optimizar el manejo de tus recursos.

Perla Romero

Las finanzas personales según Wikipedia, son la gestión financiera que requiere un individuo o unidad familiar para presupuestar, ahorrar y gastar sus recursos monetarios a través del tiempo, teniendo en cuenta los riesgos financieros y los acontecimientos futuros de su vida.

A veces lo más difícil es empezar. Sin embargo, ahora existen herramientas tecnológicas básicas en las que nos podemos apoyar para hacerlo de manera más fácil. Aquí te presento 3 estrategias interesantes y efectivas que te ayudarán a entender mejor cómo usar tu dinero, organizarlo y lograr tus metas.

1. Registra tus ingresos y gastos, organiza tu dinero.

Cada quincena percibes un salario, que con esfuerzo has ganado. Lo último que queremos es que se esfume como el humo en cuanto lo recibimos, ¿verdad?. Es por eso que el primer paso es determinar cuánto gastas. Haz un seguimiento de todos tus gastos diarios; desde el cigarrito, la taza de café, el chicle y propina en efectivo. Una vez con la información completa organízalos por categoría como: compras del super, snacks, gasolina y obtén el total de cada una.

Llevar un registro diario de tus gastos e ingresos te ayudará a conocer cómo estas usando tu dinero y te permitirá evaluar tu situación actual. También te ayudará a identificar si estás teniendo gastos hormiga, cómo reducirlos y organizar tu dinero para sanar tus deudas.

Puedes hacerlo en una tabla de Excel. Organizándolo por fecha en una columna e ir anotando los conceptos de gasto y en otra columna los ingresos. Realiza la resta entre ellos para que lleves un mejor control de tu dinero a diario.

O hazlo más fácil y en automático con una App

Elige una aplicación de finanzas personales y automatiza parte de esta tarea.

Perla Romero

Money Manager, muestra de manera sencilla una lista de categorías de gastos e ingresos. La seleccionas e ingresas el concepto, cantidad y te muestra un balance de tus gastos e ingresos por mes.

Otra app que puedes usar es Splitwise, es excelente para llevar las cuentas compartidas. Súper útil si vas a un restaurante y van a dividir la cuenta. Si divides los gastos con tus roomies o tu pareja, o para llevar un control de tus gastos si realizas un viaje. Ya que esta herramienta te permite crear grupos con varios amigos o ingresar gastos directos con un amigo. La aplicación realiza el cálculo y tiene el modo simplificado cuando se realizan diferentes pagos en grupo. También te genera un balance mensual que envía a tu correo.

2. Define tu presupuesto y distribuye tu dinero de acuerdo al plan.

Una vez que tienes visibilidad de cuánto y cómo gastas tu dinero, puedes organizar los gastos que registraste y establecer un presupuesto con el que puedas vivir. Este te dará una idea de cómo se comparan tus gastos con tus ingresos y puedas planear tus gastos y limitar gastos excesivos.

Asegúrate de considerar todos los gastos recurrentes y los esporádicos como el mantenimiento del coche, entre otros. En base a los gastos que identificaste por categoría asigna una meta de gasto semanal y no rebases lo asignado. Cubre primero gastos fijos y deudas, y el porcentaje que sobra asígnalo para ahorros, inversión o un fondo para gastos imprevistos.

Una estrategia de distribución del dinero es la regla 50/20/30 que te permite ahorrar cada mes sin sacrificar tus gastos personales. La idea principal es distribuir tus ingresos en porcentajes, con diferentes objetivos. 50% a gastos básicos (gastos fijos como renta, luz, agua, alimentos, seguros), 20% a ahorros (o inversiones, posibles imprevistos), 30% gastos personales (salidas al cine, comidas, regalos de cumpleaños). Por supuesto que no tienes que gastártelo todo, si algún mes te sobra puedes sumarlo a los ahorros.

El porcentaje de distribución puede variar de acuerdo con tus planes; si por el momento tus gastos son muy fuertes puede ser 70%, 10%, 20%, y más adelante modificarlo de nuevo.

Perla Romero

Para crear tu presupuesto te puedes apoyar con una plantilla de Excel o una aplicación como Spendee. Esta herramienta te permite crear presupuestos. Asignarlos por categoría. Puedes crear recordatorios y alertas que te indiquen cuando sobrepasas el presupuesto o cuando estas realizando gastos superfluos.

3. Ahorra, planifica y genera ingresos extras.

¡Bien! Ya tienes en orden tus finanzas, ahora es momento de plantear los objetivos financieros que quieres cumplir; ya sea liquidar una deuda, hacer un viaje, comprar un coche, una casa o simplemente empezar a ahorrar. Para ello hay que saber usar el dinero que ingresamos.

Nuestro presupuesto ya nos dio un panorama de cómo puedo gastar mi dinero. ¿Cuál es el siguiente paso para ahorrar entonces?. Si tus gastos son tan altos que no te permiten ahorrar, es momento de recortar gastos. Identifica en que categorías puedes gastar menos. Lo puedes hacer con simples acciones. Como reducir las comidas fuera a solo una vez al mes, o llevar tu termo de café. Cancelar membresías o suscripciones que no utilizas. Tomarte días para “reflexionar” cuando te sientas tentado a hacer una compra no esencial. Verás que puedes iniciar tú ahorro, aunque sea en un porcentaje pequeño.

La mejor forma de empezar a ahorrar es estableciendo una meta. Piensa en lo que quieres lograr y en cuanto tiempo. Define cuánto dinero necesitas y cuánto te tomará ahorrarlo. Para empezar, establece metas pequeñas, alcanzables y a corto plazo para algo divertido y que te motive. Al obtener la sensación gratificante de manera inmediata puede ayudar a impulsar y fortalecer el hábito.

Una estrategia muy útil al iniciar es realizarte transferencias automatizadas de tu cuenta de nómina a la de ahorros. O que te descuentes directamente de tu nómina para caja o fondo de ahorro. Si estás ahorrando para la jubilación o para la educación de tus hijos, considera los fondos de inversión. Aunque toda inversión presenta su riesgo, también presentan la oportunidad de crecer con el mercado, sobre todo a largo plazo.

Ingreso extra: la variable que hará toda la diferencia en tu plan

Busca nuevas formas de ingreso, actualmente es más sencillo invertir. Existen las llamadas crowdfunding, plataformas que te permiten invertir en grandes empresas, franquicias con un monto pequeño. Así puedes diversificar tu dinero e ir aprendiendo poco a poco como hacerlo crecer. También puedes invertir comprando mercancía para vender en línea, en Marketplace o directamente con tus familiares y amigos.

Cual es tu reacción
Emocionado
0
Interesante
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
1
Ver comentarios (0)

Deja con comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Regresa al inicio