Now Reading
El cine de terror ¿Qué nos provoca ?

El cine de terror ¿Qué nos provoca ?

  • El cine de terror no es para todos, sin embargo, cuenta con un incalculable grupo de seguidores. Muchos se auto denominan como masoquistas. Tienen algo de razón y hay una explicación para ello.
  • Hay varias razones por las que el cine de terror nos atrae, en este artículo hablamos sobre algunas de ellas.

Sin importar el lugar del mundo donde vivas, o el año en que hayas nacido; todos hemos estado familiarizados con alguna leyenda tradicional o historia de fantasmas. Esas que se cuentan de niños alrededor de una fogata o en una fiesta de pijamas antes de dormir. Estas historias han trascendido al punto de ser inspiración para novelas de miedo o cine de terror.

Es un género que llegó para quedarse y que cada vez nos parece atrapar más. Pero ¿Porque habríamos de someternos a esto? De seguro has escuchado a alguna persona decir “No voy a pagar para qué me asusten”, bueno, aquí vamos a escarbar un poco sobre este tema.

El cine de terror ofrece una experiencia completa

Para poder comprender esta fascinación, podríamos remontarnos a la proyección cinematográfica hecha por los hermanos Lúmiere. La llegada de un tren a la estación de la Ciotat en un café; donde se cuenta que los espectadores al ver la imagen en movimiento del tren en la pantalla acercándose a ellos, salieron espantados por temor de ser aplastados por él. Podríamos pensar que este fue el inicio del género, al cumplir con uno de los propósitos principales del cine de terror: generar miedo.

Desde el siglo pasado empezaba a a hacerse notar este género; principalmente influenciado por la literatura gótica de autores como Bram Stoker, Allan Poe o Mary Shelley. Mostrándonos seres escabrosos y fantásticos: Vampiros, Hombres lobo, Zombies. Llevándonos a imaginar la presencia de seres extraños que representaban un peligro para nosotros. Después de todo ¿a qué le tiene más miedo el ser humana que a lo desconocido? Estas criaturas que ya en nuestra mente podían ser espantosas, ahora pasaban a presentarse frente a nosotros a través del cine. Poniéndole cara a esos monstruos generacionales y acompañándose de elementos como la música, el lenguaje cinematográfico y hasta la misma sala de cine para generar toda una experiencia extraordinaria.

A diferencia de la literatura que sugiere; el cine muestra y hereda ese poder icónico e indicial surgido anteriormente con la fotografía.

Existe una delgada línea entre la ficción y la realidad

Cine de Terror
El Gabinete del Doctor Caligari, 1920

Exploremos esta experiencia. Según Roland Barthes en Lo obvio y lo obtuso; cuando nos adentramos a la sala de cine llegamos a un espacio diseñado para toda una experiencia que nos desconecta del mundo exterior, e incluso de nuestra realidad. Es un escape, y desde el momento en que llegamos dejamos nuestros vestigios de realidad fuera.

Se suele ir al cine a partir de un ocio, de una disponibilidad, de una vocación. Todo sucede como sí, incluso antes de entrar en la sala, ya estuvieran reunidas las condiciones clásicas de la hipnosis: vacío, desocupación, desuso. No se sueña ante la película y a causa de ella; sin saberlo, se está soñando antes de ser espectador.

Los monstruos en la pantalla nos ayudan a olvidar por un momento monstruos más temibles y reales

Sin duda, el cine de terror cumple perfectamente el rol de somnífero en la sociedad y nos ayuda a continuar con los sueños. Ya que, asustarse ante monstruos inventados; aunque sabemos se originan en el inconsciente mas oculto del mismo hombre, nos distrae y nos aleja; al menos por un tiempo de una realidad cotidiana. Que aunque parezca drástico puede resultar aún mas amenazante que cualquier historia que estemos observando en la sala.

Las películas de terror están hechas teniendo en cuenta la psique humana. Juega con los temores construidos culturalmente; esto está claro sabiendo que su origen viene de cuentos y leyendas . La emoción más antigua e intensa de la humanidad es el miedo. Y el mas antiguo e intenso de los miedos, como ya mencionamos; es el miedo a lo desconocido.

El horror-film representa los monstruos más profundos habitados en el inconsciente, pero claro está que no todas las sociedades temen a lo mismo. Si miramos películas nacidas en otras sociedades observamos a sus monstruos, y al compartir nuestro cine compartimos los nuestros; y el ser consciente de esto puede ser bastante escalofriante.

Un extraño equilibrio entre terror y placer

El orfanato , cine de terror
El Orfanato, 2007

Pensarás ahora, pero ¿Cómo el terror va a generar satisfacción?

Bien, esto se genera gracias a que lo qué observamos es una situación que no estamos experimentando nosotros. Hablábamos en otro artículo sobre el “Efecto Distanciamiento de Berch”, en el cine pasa algo similar. Sentimos un placer algo masoquista que nace de la dualidad de sentir miedo frente a las imágenes que proyecta la pantalla y de la seguridad de una sala repleta de otros espectadores. Vivimos una serie de sensaciones no del todo malas con un balance siempre entre, placer y miedo. En el momento de superarnos, gracias al efecto distanciamiento, la sala de cine se logra transformar en nuestro consciente y volver a ser un lugar público como cualquier restaurante o plaza.

A veces con tan sólo cerrar los ojos desaparecen las pesadillas que observamos en pantalla. Es por esto que podemos tener una proyección en cuanto a la historia de terror; pero al mismo tiempo sabemos que no es real. Así nos identificamos con la historia y nos preparamos para situaciones similares sin que necesariamente nos estén sucediendo. De hecho, esto es bastante común en el sistema nervioso central. Se trata de un mecanismo que nos permite extraer información y poder utilizarlo después, llamado aprendizaje observacional.

Como cuando estás al borde de tu asiento y quieres gritarle al protagonista ¡Corre! o , ¡No hagas eso! Incluso te aseguro haz llegado a pensar una de serie de formas en las que tú actuarías distinto a las del personaje en pantalla, para salvar tu pellejo. Estos “errores” cometidos por el protagonista a veces nos acompañan hasta al salir de la sala y nos siguen haciendo ruido.

See Also

La fisiología del terror

Esté género usa los instintos humanos, estimulado la excitación ante el peligro. Aquellas personas que buscan mayores niveles de excitación tienden a escoger y disfrutar de este tipo de cine. Tomando en cuenta los efectos fisiológicos que experimenta un espectador horrorizado en su butaca como: fuertes subidas de adrenalina, dilatación de pupilas, aceleramiento cardíaco y respiratorio, y sudor frío que por lo general se consuelan con un deshago final. Hablamos de sensaciones similares a las que se experimentan al realizar algún deporte extremo. Por lo cual podemos decir que el cine de terror no es para todos.

El cine de terror en la actualidad

Terror en la actualidad
Hereditary, 2018

El terror se ha convertido en un género reflexivo sobre su propia naturaleza, preguntándose a sí mismo: ¿en verdad ya lo he mostrado todo? Y si es así, ¿qué tengo ahora para mostrar?

Lo que lo ha llevado a volver a las raíces, a reinventar lo clásico, usando nuevos recursos como las innovaciones en efectos especiales. Añadiendo unos toques más elevados de violencia y trabajando el suspenso como un elemento importante. El terror, el Gore, el Suspenso, parecen ser unos de los elementos más buscados por los espectadores en el cine en los últimos años. Como si fueran reconocidos y normalizados por nuestra mente como cosas cotidianas.

¿Será que estamos acostumbrados a tener a nuestro alcance imágenes grotescas?, ¿o a toparnos con notas amarillistas sobre nuestra misma realidad?, ¿o es aún más aterrador que conozcamos cada vez más sobre los alcances de la mente humana? Nuestros monstruos reales siempre serán la materia prima para este género. Una proyección de historias inspiradas en nuestra propia realidad y sus partes más oscuras; que sin mucho esfuerzo ya son bastante aterradoras.


Aún queda mucho por mostrar en el cine de terror, y gracias a los aportes de los últimos años donde se ha explorado el género desde distintos ángulos; arriesgándose a conocer distintas formas de cautivar al espectador, sabemos que seguirán llegando historias que se queden revoloteando en nuestra cabeza.

Recordemos que depende del espectador como consumidor, que la sola actuación de efectos especiales no represente nuestro único objetivo para ir a ver una película. Así podremos exigir un arte pensado, auténtico y trabajado. Que nos permita seguir disfrutando de ese maravilloso escape de la realidad en una sala oscura, con unas palomitas en las manos, reclinados en nuestro asiento.

What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
11
Neutral
2
No estoy seguro
0
Super Interesante
16
View Comment (1)
  • Woow, aunque no me gusta el Terror hiciste que me dieran ganas de ver una película de terror jajajajjaa. ¡Súper interesante!

© 2020 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.

Scroll To Top