Now Reading
La exquisita mentira detrás de las series de televisión cautivantes cuidadosamente explicada

La exquisita mentira detrás de las series de televisión cautivantes cuidadosamente explicada

  • La espera por la siguiente película de la saga, nueva temporada de una serie, o el próximo libro de tu historia favorita; es recompensada con emociones transmitidas por los mismos argumentos hace 200 años.

En el lapso entre uno y otro capítulo de nuestras series, sagas o novelas favoritas, sufrimos hambruna mental. Somos espectadores cautivos en episodios. Hemos normalizado la espera por una nueva temporada de un show, o la publicación del siguiente tomo de la saga. ¿Por qué esperamos? Necesitamos saber que ocurrirá con nuestros personajes predilectos. Llegar a la resolución de sus conflictos es una actividad placentera. Invertimos horas, días y semanas de feliz entretenimiento.

Tal pacto de fidelidad se lo debemos principalmente a la revolución de la educación lectora en la era digital. La respuesta correcta está en uno de los proyectos editoriales más interesantes del siglo XIX: la novela de folletín.

Novela de folletín: origen de sagas, series y novelas

Origen de las series: Portada novela de folletín El Conde de Montecristo
El Conde de Montecristo: novela de folletín

Este género, consistía en publicar periódicamente (diaria o semanal) el extracto consecutivo de una novela. Fue un proceso de democratización de la cultura. El genitivo “de folletín” proviene de su lugar en planta baja del folio de los periódicos. Sus primeras publicaciones hechas en la prensa francesa en la década de 1830, muy pronto conocieron el éxito.

Dos ejemplos para entender su popularidad: Los misterios de París (Les mystères de Paris) de Eugène Sue en 1842-1843 y El Conde de Montecristo (Le comte de Monte-Cristo) de Alexandre Dumas en 1844. El príncipe Rodolfo y Edmundo Dantés; los protagonistas de cada obra, son superhéroes decimonónicos que enfrentan al mundo y la injusticia. Independientemente de su construcción literaria, el estilo de su prosa y la profundidad de sus argumentos, fueron textos seductores por su alta dosis de romances imposibles, crímenes, venganzas y viajes por países lejanos.

Elementos que fueron el primer atractivo para un lector cuyo mundo se construía en su imaginación. Lo mismo ocurre hoy en día a nuestros ojos hipervisualizados. Somos vulnerables a la seducción de los folletines en sus nuevos formatos: las novelas seriadas y las sagas cinematográficas. Capaces de mantenernos en vilo durante años gracias a los mismos argumentos.

Los 3 argumentos más importantes de las series y sagas cinematográficas

1. El deleite sobre todas las cosas

El Conde de Montecristo retrata al superhombre Edmundo Dantés. Nos enseña cómo es un héroe perfecto: inteligente, íntegro pero con inseguridades comprensibles, justiciero, sagaz y apuesto. Una vez que lo traicionan y juzgan injustamente en su juventud, no hay impedimentos para llevar a cabo sus planes. Sus colegas, en un acto de envidia, provocaron su encarcelamiento por 20 años. Al salir, quiere hacer justicia y se encuentra rodeado de sujetos malvados que son radicalmente opuestos a él. Las historias superan el trazo de su época y muestran problemas contemporáneos: dilemas morales, injusticias del sistema gubernamental o conflictos políticos.

Origen de las series: El folletín originó los arquetipos y guiones modernos.


La construcción de arquetipos dibuja la normativa social y moral del momento. El destinatario se ve en un reflejo cómodo y se identifica con el universo de la narración. Una metáfora del suyo propio que le habla de cerca. Además, todos soñamos con ser o encontrarnos con personajes de ensueño que saludan de mano a su destino.

2. Acumulación de acciones

Con Los misterios de París, se inauguró la necesidad temática de explorar todos los sucesos posibles dentro (y fuera) de la lógica del texto. El príncipe Rodolfo se apiada de una dulce niña, Flor de María; movido por el recuerdo de su hija muerta que tendría la misma edad que la infeliz. La joven ve en su salvador a un padre adoptivo luego de haber sido encarcelada, regalada a una vieja matrona, y maltratada hasta el cansancio. Un notario corrupto deshace la unión con el secuestro de la muchacha y una vez que consiguen reunirse gracias a la casualidad descubren que su vínculo emocional también dependía de la sangre. Los lectores del siglo XIX y XXI se diferencian poco. Aún predomina la búsqueda de impresiones, novedades; que ocurra algo inesperado y notorio.

La acción es cautivante para el espectador de series, novelas y sagas.

La acumulación de acciones deviene en una exposición de emociones humanas, carga sentimental y melodramática. Una vez más forjan un lazo empático con la realidad del destinatario. Las telenovelas exitosas del siglo XX recurrieron a esta fórmula dónde los protagonistas se enfrentan numerosas veces a sus adversarios, sobreviven a incendios y explosiones.

3. Amamos el suspenso

La intriga es el mejor sabor de cierre. En las novelas mencionadas era común que las últimas líneas del capítulo cerrasen con un misterio sin resolver; en medio de un ataque, antes o después de una revelación importante. El motivo detrás de este uso fue principalmente económico: estirar al máximo la acción para ampliar la historia y mantener la expectativa en el producto literario para subir las ventas. Lo anterior produjo un efecto que se mantiene hasta el día de hoy: la necesidad de seguir leyendo.
Este objetivo comercial ha servido como referencia a grandes franquicias fílmicas y literarias contemporáneas como Star Wars, Juego de Tronos, o el Universo Cinematográfico de Marvel.

See Also

Origen de las series: La espera por el nuevo episodio se alimenta por la curiosidad del espectador

En un momento la saga se convierte en un lugar de memoria que resguarda momentos personales, dada la gran cantidad de tiempo invertido.

Casi 200 años cautivando a espectador con dicha estructura

La estructura episódica es parte del imaginario cultural moderno y contemporáneo; es casi una necesidad para sus consumidores y un requisito para nuevos proyectos. Actualmente es difícil pensar en una película o libro exitoso (o los fenómenos mixtos como Harry Potter) que no “requieren” de continuidad, atravesando incluso generaciones.

Lo bueno, si dura, mucho mejor.


La consolidación del género de la novela de folletín en el siglo XIX representó un gran avance en materia de formación de lectores. Los componentes estructurales más reconocibles para mantener la atención de un público por un tiempo prolongado y en capítulos han mantenido sus pilares por casi 200 años. Una de las razones es que los elementos y sus respectivos discursos aún apelan a instintos intelectuales comunes como la identificación empática con el lector, el reto a la curiosidad y al eterno deseo de conocer los recovecos del alma y la imaginación humana.

Los grandes tirajes del periódico permitieron que un mayor número de personas de diversos grupos sociales, pudieran deleitarse y aprender de un múltiple número de obras. El equivalente a las múltiples opciones tecnológicas de las que disponemos hoy.


What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
1
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
5
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2020 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.

Scroll To Top