Now Reading
El día de los muertos es una tradición milenaria y que define a la cultura de México

El día de los muertos es una tradición milenaria y que define a la cultura de México

  • El día de los muertos en Mexico viene de la prehistoria. Desde ese entonces vemos a la vida y la muerte como una continuación de un ciclo sagrado
Día de los Muertos

Después de que Guillermo del Toro ganara el premio a Mejor Director de los Golden Globes Awards en 2018 por la película “The Shape of Water” una reportera le preguntó: “Usted tiene la habilidad de ver el lado oscuro de la naturaleza humana, la fantasía y el terror; pero también es una persona alegre y amorosa, ¿cómo encuentra ese balance? del Toro respondió: Porque soy Mexicano”. Ahí, en esas palabras y en esa actitud se resume toda la relación del pueblo mexicano con la muerte.


Preguntas frecuentes acerca del día de los muertos:

¿Cuándo de celebra el día de los muertos en México?

El 2 de noviembre, la fecha está marcada como “Día de los Fieles Difuntos.

¿Cómo concebía la muerte las antiguas culturas prehispánicas en México?

Antiguas culturas prehispánicas como los toltecas, mayas y en especial los aztecas tenían una visión muy diferente de la muerte. Creían que las acciones de cada uno debían ser buenas en vida y no determinaban un futuro en el más allá.

¿Por qué los Mexicanos hacen una gran celebración en torno a la muerte?

Lo que caracteriza al mexicano es su dualidad, la capacidad de encontrar lo bueno en lo malo. El mexicano no se burla de la muerte, la invita a sentarse y a reírse juntos de sus desgracias.

¿Por qué el altar de muertos es un elemento imprescindible para la celebración?

El altar a los muertos, es un elemento único en la cultura mexicana dirigido hacia la celebración de la vida y las costumbres del difunto. En un altar de muertos no deben faltar: velas, flores, frutos, copal o incienso y un camino de flores y follaje.

En México, el día de los muertos es una celebración de la vida

Para los mexicanos la muerte es parte de nuestras tradiciones, desde niños asistimos a los cementerios y panteones cada 2 de noviembre. El día de los muertos es una fecha marcada como festiva en los calendarios escolares como “Día de los Fieles Difuntos”. Esta celebración tiene sus raíces bien profundas en la tierra que vio nacer a nuestros antepasados y sus cinco soles; que recibió a los visitantes europeos que trajeron a su Dios con sangre y hierro.

Día de los Muertos

Toltecas, Mayas y Aztecas fueron los primeros en honrar la muerte. Su destino final dependía de las circunstancías en que morían

Antiguas culturas prehispánicas como los toltecas, mayas y en especial los aztecas tenían una visión muy diferente de la muerte. Creían que las acciones de cada uno debían ser buenas en vida; y no determinaban un futuro en el más allá. No tenían el concepto de cielo o infierno como pago a portarse bien o mal. Creían que la manera en la que la persona moría determinaba ese destino, el miedo a morir no era común. No creían que la muerte fuera el final, solo una metamorfosis; que los haría uno con los dioses y de esa manera vivirían eternamente.

Dualidad no existe la luz sin oscuridad .

Culturas

Dependiendo de las circunstancias de su muerte se dirigirían a su destino final. Aquellos que morían por enfermedad o por causas naturales viajaban al Mictlán; donde Mictlantecuhtli y su perro Xolotl los guiaban en su camino al lugar de descanso eterno. Los niños tenían un lugar especial llamado Chichihuacuauhco, había un árbol de cuyas ramas goteaba leche para que se alimentaran. Al ser un pueblo guerrero el lugar más elevado en su teología, el Omeyocán, se reservaba a aquellos que morían en batalla. No solo los guerreros, también las mujeres que morían durante el parto y los cautivos sacrificados a Huitzilopochtli. Demostrando la importancia que tenía para esas culturas el sacrificio de las mujeres al dar vida y el respeto a los enemigos capturados. Los sacrificios los hacía merecedores al punto más alto de la cosmogonía mexica.

Mexicas y españoles dan lugar a una nueva cultura

Los mexicas tenían la costumbre de celebrar a sus muertos en lo que ahora son los días finales de agosto y principios de septiembre. Parte de las celebraciones era elaborar un Tzompantli (hilera de cráneos) que representaban los sacrificios humanos para enaltecer a los dioses; en especial al dios de la Guerra, Huitzilopochtli y a su madre la diosa Coatlicue. Los cuales después de la invasión española y la adoctrinación católica, fueron adaptados a las nuevas costumbres que se esperaban del pueblo mexicano dando lugar a toda una nueva cultura.

Una amalgama de elementos indígenas y europeos que dan lugar a un pueblo con raíces ancladas profundamente en el pasado, que ha aprendido a florecer y dar frutos hacia el futuro.

Dr, Canek Valle

La tradición aunque cambie, siempre permanece en la cultura colectiva de los mexicanos

La tradición evoluciona y se adapta. Como muestra tenemos al son itsmeño de “La llorona” de mediados del siglo XIX; con múltiples versiones y adaptaciones. La Catrina, creación del caricaturista José Guadalupe Posadas a principios del siglo XX; como una crítica a los pobres que aparentaban ser ricos y querían ocultar sus raíces indígenas. Adoptada posteriormente por Diego Rivera en su mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”. Incluso la película “Coco” de 2018, retoma muchos elementos de esa cultura con un giro moderno y cómico enfocado en las nuevas generaciones.

Al final de cuentas, como al final de la vida misma; somos la suma de las cosas que nos trajeron hasta aquí. Hijos de Quetzalcóatl y de la virgen de Guadalupe, raza de bronce forjada en el crisol de los tiempos; porque si hay algo que caracteriza al mexicano es esa dualidad, su capacidad de encontrar lo bueno en lo malo. El mexicano no se burla de la muerte, la invita a sentarse y a reírse juntos de sus desgracias.

See Also

El altar a los muertos es producto del crisol de identidades en México

El altar a los muertos, es un elemento único en la cultura mexicana dirigido hacia la celebración de la vida y las costumbres del difunto. Cada lugar de México tiene sus propias costumbres; sin embargo hay elementos comunes para todas las regiones:

Altar Día de los Muertos en México
  • Las velas: representan la luz y la guía de Dios para el camino de la persona fallecida hacia el paraíso.
  • Las flores: especialmente el cempasúchil representa la permanencia de la luz del sol aun en las noches frías. Flor que desde tiempos prehispánicos se asocia al culto de la muerte; ya que florece desde finales del verano a principios del invierno.
  • Los frutos: especialmente las naranjas y mandarinas con sus colores brillantes y aromas intensos, representan el renacer de la vida sobre la tierra.
  • El camino de flores y follaje: tradicionalmente se extiende desde la entrada a la casa hasta la tumba de la persona que se quiere honrar; con la finalidad de que éste encuentre sin problemas el camino a casa para compartir ese día con su familia.
  • El copal o incienso: utilizado como purificador del ambiente, perfuma y aleja a los malos espíritus; dejando el camino libre para las almas de los muertos.

Desde mi perspectiva como médico la muerte no es el enemigo. El dolor, la soledad, la indiferencia… esos son los enemigos de la vida.

Dr. Canek Valle

Así nació la flor de cempasúchil, la flor de muertos

Para despedirme tengo otra historia, una que nació hace muchos soles:

Xóchitl (flor) y Huitzilin (colibrí) eran dos jóvenes cuyo amor comenzó desde que eran pequeños. Cuentan que todas las tardes subían a lo alto de la montaña a llevarle flores a Tonatiuh, el dios sol, quien parecía sonreírles desde las alturas ante la ofrenda de los enamorados. Un día llegó la guerra y los amantes tuvieron que separarse, el joven Huitzilin tuvo que marchar a luchar. Tristemente al poco tiempo llegaron noticias de que Huitzilin había muerto en la batalla; la bella Xóchitl sintió que su corazón se quebraba de dolor. Subió por última vez a la montaña para implorarle a Tonatiuh que la uniera por siempre con su amor.

flor de cempasúchil para día de los muertos

El sol conmovido lanzo uno de sus rayos y al tocar a la joven la convirtió en una hermosa flor, de colores tan intensos como los mismos rayos del sol. Al poco tiempo llegó un colibrí que amoroso se posó en el centro de la flor; era Huitzilin que se había transformado en un colibrí. Al instante la flor se abrió en 20 pétalos, de aroma intenso y misterioso, de esta forma los enamorados estarían siempre unidos… así nació la flor de cempasúchil, la flor de muertos.

Dr. Canek Valle Iribe
Médico de Familias

Pros
Cons
What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
13
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2020 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.

Scroll To Top