Now Reading
Mujeres en el poder: ¿Por qué hay pocas y cómo ayudo a cambiarlo?

Mujeres en el poder: ¿Por qué hay pocas y cómo ayudo a cambiarlo?

  • Retemos el status quo del mundo corporativo; alcemos la voz, reclamemos nuestro lugar, unamos fuerzas con hombres solidarios para lograr equidad de género laboral.
latinx 12

En una actualidad de empoderamiento femenino y visibilización de las estructuras patriarcales, resulta sorprendente que no logremos reclamar nuestra posición en el mundo corporativo. La literatura y estudios cuyo objetivo es llevar a las mujeres al éxito laboral no son nuevos. Las cuotas de mujeres en C-level, políticas de inclusión y estrategias para romper el techo de cristal en las empresas no reflejan resultados significativos aún.

Necesitamos desafiar el status quo y tomar acción para impulsar el cambio. Alcemos la voz, reclamemos nuestro lugar, unamos fuerzas con hombres solidarios para lograr equidad de género laboral. Iniciemos con 5 acciones básicas que contribuyan al empoderamiento de las mujeres.



5 acciones que contribuyen al empoderamiento de la mujer

1. Define tu propio estilo de liderazgo, no sigas estereotipos

5 acciones que contribuyen al empoderamiento de la mujer

Primeramente, hay que entender que los estereotipos asociados a los términos mujer y líder parecen contradecirse. Cuando pensamos lo que representa ser CEO, es común asociarlo con características como dominante, agresivo y ambicioso. Contrariamente, a las mujeres se les cataloga como «débiles» en el mundo corporativo, pues se les suele representar a partir de ciertas características que culturalmente se les ha atribuido: feminidad, delicadeza y espíritu maternal.

Debido a esto, mujeres en altos mandos tienden empatar su estilo de liderazgo con el estereotipo masculino. Por mostrarse fuertes y ambiciosas, son catalogadas como difíciles y hostiles, lo cual resulta en una batalla imposible de ganar.

Como mujer, entiende quién eres y aporta a la corporación tu estilo de liderazgo. Tu experiencia, valores y diversidad crean una perspectiva necesaria y única en un mundo altamente dominado por hombres. Define tu propia voz y estilo de liderazgo. Encontrarás resistencia y escepticismos, pero es más fácil liderar y transformar a partir de tu propia perspectiva y no siguiendo un guion desgastado en el que las mujeres no son protagonistas.

Los estereotipos de liderazgo fueron creados y reforzados cuando la participación femenina en el ámbito laboral era prácticamente inexistente. Hoy somos grandes contribuyentes en la cultura corporativa, entonces ¿por qué seguir adoptándolos?

Un ejemplo claro de liderazgo transformacional es Cristina Junqueira, cofundadora y Directora General de Nubank, el banco digital brasileño más valioso de América Latina y el primero creado por una mujer. Ella es la primera multimillonaria por méritos propios en Latam, con una fortuna que asciende a mil 300 millones de dólares.

2. Reclama tu lugar, busca estar donde se toman decisiones

Las mujeres representan el 39% de la fuerza laboral a nivel mundial, solo 33 mujeres (6.6%) son CEO. Fortune: Las 500 empresas más importantes del mundo.

Hazte notar; hazte presente para crecer dentro de la corporación. Siéntate en la mesa donde se toman las decisiones, alza la mano, promociona tu trabajo cuando haya oportunidad; no temas reclamar tu lugar. Rompe con el rol socialmente impuesto que dificulta ser considerada como primera opción en puestos de liderazgo.

Comúnmente, mujeres preparadas para ocupar cargos gerenciales no se postulan, pues piensan que sus resultados hablarán por ellas y por mérito lo conseguirán. Sin embargo, muchas veces el puesto lo obtiene quien está presente y no el más preparado.

Dejemos atrás frases como «Calladita te ves más bonita», «detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer», entre otras. Alcemos la voz y desmostremos que somos capaces de ocupar puestos liderazgo.

Mujeres como Laura González-Estéfani están posicionándose en áreas de toma de decisión. Ella es CEO de The Venture City una aceleradora global de ecosistemas emergentes especializada en crecimiento de startups que van desde México, Silicon Valley hasta Barcelona.

3. No temas fracasar

Mujeres en el poder. No temas fracasar

Al ser minoría en la C-Suite o la industria, representa mayores retos llegar ahí. Aumenta la presión constante por demostrar nuestro valor y ser perfectas: no cometer errores. Pero tal estándar de perfección creado por nosotras mismas es irreal e insostenible. Está bien cometer errores; sigue adelante, acéptalos y úsalos como oportunidad para aprender.

Una muestra de perseverancia es Mary Kay Ash, quien decidió abandonar la empresa donde no era valorada y escribió un libro con la intención de ayudar a otras mujeres de negocios atrapadas en un mundo de hombres. Al releer su obra se percató de que había diseñado el plan de marketing de la compañía de sus sueños. Hoy en día, Mary Kay Inc. factura más de 4 mil millones de dólares al año y sus productos se venden en más de 35 mercados de todo el mundo.

Para cada fracaso, hay un curso de acción alternativo. Solo tienes que encontrarlo.

Mary Kay Ash

Tratemos de dominar el “síndrome del impostor”, es decir, la incapacidad de atribuir tus logros a tu propio esfuerzo. Cuando ronde por nuestra mente la idea de que tenemos éxito gracias a ayuda externa o por suerte o cuando te sientas insegura, apóyate en alguien de confianza para que te guíe. Pídele retroalimentación sobre temas específicos y toma sus comentarios como afirmación de que tu trabajo y éxito te pertenecen.

4. Sé consciente de la carga emocional

La mayoría de las mujeres pensamos y planeamos el futuro 24/7, nuestra mente no para.

La mayoría de las mujeres pensamos y planeamos el futuro 24/7, es decir, nuestra mente no para. La productividad es un excelente elemento en el ámbito profesional, pero si no lo gestionamos puede repercutir en una carga emocional y mental que puede ser negativa.

Es una creencia fundamentada que las mujeres en el poder raramente tienen pareja e hijos. Debido al cansancio emocional y físico que conlleva cumplir con dos turnos laborales, las mujeres que forman una familia comienzan a priorizar su trabajo en el hogar porque, si no lo hacen ellas, ¿quién lo hará? En consecuencia, dejan de participar y buscar activamente oportunidades de crecimiento en lo profesional.

See Also
Simple Work Blog Banner

Prueba de ello es que debido la situación sanitaria de COVID-19 muchas mujeres han tenido que dejar de trabajar para atender la demandas del cuidado del hogar. A esto se le añade ayudar a los hijos con las clases en línea.

Se calcula que en 2021 disminuyo un 12% la participación laboral de las mujeres.

CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe).

Esta es una realidad que vivimos las mujeres. Las responsabilidades no terminan tras 8 horas laborales, al contrario, empieza otra jornada, la de atender casa, comida e hijos, para quienes son madres. Las labores domésticas están sumamente invisibilizadas. Además, por desgracia, son pocas las mujeres cuya pareja sentimental toma su responsabilidad en las tareas del hogar y si lo hace, se percibe como una gran virtud porque «ayudan» con la casa y los hijos.

5. Hombres, solidarícense, rompan el status quo

Equidad de genero

Si eres hombre y estás leyendo esto y quieres entender cuál es tu lugar en la lucha por equidad corporativa, empieza haciendo esto para apoyar a tus compañeras:

  1. Guarda silencio. Permite a tus compañeras mujeres alzar la mano y tener una voz activa en la conversación; no interrumpas. Esto no te quita espacio ni oportunidades, al contrario, crea la diversidad necesaria para impulsar el éxito en la organización.
  2. Sé un verdadero compañero sentimental. Comparte la carga emocional y física del hogar con tu pareja. Toma el ritmo de las actividades familiares; no es un favor ni una ayuda, es una obligación compartida. Permítele a tu pareja descansar, pues igual que tú, lo necesita para avanzar en su carrera profesional.
  3. Habla con otros hombres. Eres clave para que la lucha por equidad corporativa crezca en la organización. Cuando detectes en tus compañeros y amigos actitudes que demeriten el valor y trabajo de alguna mujer, hazlo notar con respeto y objetividad.

Las empresas también pueden formar parte de la lucha por la equidad de género. Por ejemplo, DHL tiene un programa llamado DHL4HER orientado a impulsar el talento femenino por medio de diversa acciones. Por ello, DHL está en primer lugar del top 5 de las mejores empresas para trabajar para las mujeres en 2021.

Continuemos impulsando la equidad de género

Aumentar la representación femenina ayuda en la equidad de género y tiene un impacto directo en el rendimiento de las empresas. Las utilidades de una empresa son 50% más altas cuando hay representación femenina en la C-Suite. Contar con mujeres en posiciones de poder da otra perspectiva a la cultura de una empresa.

Retar el status quo de la industria corporativa es importante para permitir el progreso femenino en una actualidad que pide a gritos la transformación. Visualicemos un futuro en el que las mujeres sean aceptadas, escuchadas, aplaudidas y reconocidas por sus logros en el ámbito laboral.

Última actualización: 04/03/2022

What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
10
Neutral
0
No estoy seguro
2
Super Interesante
23