Now Reading
Web 3.0, el internet descentralizado del futuro

Web 3.0, el internet descentralizado del futuro

  • La Web 3.0 a través de diversas tecnologías como blockchain traerá a los usuarios un internet descentralizado, verificable y seguro.
Portada Web 3.0 la internet del futuro

La Web 3.0 alude a las nuevas tecnologías que se están implementando en el internet actualmente. Puesto que se trata de tecnologías en formación, aún no tiene una definición cerrada. Ante todo, se trata de una internet que retoma la búsqueda de la Web semántica de Tim Benders-Lee y la integra con la descentralización en el manejo de información impulsado por blockchains, lo cual le aporta valor, confianza y seguridad. A continuación te contaré un poco sobre el origen de la Web 3.0 y su relación con blockchain y las criptomonedas.



¿Qué es la Web 3.0?

La Web 3.0 tiene sus antecedentes en la Web 1.0 y Web 2.0, las cuales fueron respectivamente espacios de solo lectura y de interacción. Esta nueva Web ofrece la descentralización al eliminar intermediarios. Se basa en un modelo similar a los sistemas p2p que comparten información entre usuarios. Sus orígenes están en la Web semántica propuesta por Tim Berners-Lee en 2001, la cual no se concretó en su totalidad, pero dio paso a la creación de diversas tecnologías hoy fundamentales para la Web 3.0.

La Web semántica no se hizo realidad por la falta de una tecnología para la verificación de datos de manera transparente y también por la falta de infraestructura descentralizada necesaria para alojarla. Sin embargo, los conceptos que Berners-Lee propuso han servido a muchos desarrolladores para construir la Web 3.0.

En años pasados no se podía usar una red así para crear un nuevo internet, ya que no podía competir con sistemas centralizados por los costos de infraestructura y escalabilidad. Sin embargo, la tecnología blockchain habilita esta opción. Lo que entendemos como Web 3.0 se genera por medio de procesos descentralizados, de los cuales Bitcoin fue el primer protocolo que se propuso en el contexto financiero.

La evolución de la web, de web 1.0 a Web 3.0 internet descentralizado
Fuente: Fabric Ventures.

De la Web 1.0 a la Web 2.0

Cada día más personas discuten y establecen las reglas de la Web 3.0, pero pocas entienden cómo surgió y qué cambios traerá al mundo del internet. A pesar de que no se limita a lo relativo al dinero virtual, a partir de ahí se puede entender el nuevo mundo del internet. Sin embargo, hay que retroceder en el tiempo y observar las versiones anteriores: la Web 1.0 y la Web 2.0.

La Web 1.0 define a la internet de los 90 y principios de los años 2000. Principalmente se construía de páginas web estáticas que desplegaban información. Los usuarios eran solamente consumidores y receptores de contenidos. Hacia el final de esa etapa aparecieron los primeros motores de búsqueda y se consolidaron los ecommerce. Algunos ejemplos de la Web 1.0 incluyen páginas de periódicos o páginas de información de museos.

La Web 2.0 surgió a principios de los años 2000, en transición de un contenido estático a uno más dinámico e interactivo. Generalmente se la describe como una web de lectura y escritura, ya que ahora los usuarios tenían el poder de interactuar como creadores y desarrolladores. A través de esta interacción, obtenían información del internet y al mismo tiempo el internet obtenía información de ellos.

Esta Web incluyó aplicaciones más interactivas a las cuales se podía acceder desde un dispositivo móvil como Facebook, Wikipedia y Youtube. En esta etapa las redes sociales escalaron sin precedentes, los ecommerce explotaron y dominaron el internet. Estos nuevos modelos de negocio crearon nuevas economías y cambiaron el mundo para siempre.

Web 1.0 solo lectura, Web 2.0 Interactiva y Web 3.0 sin intermediarios

Se vislumbra una nueva web

Existe mucha atención en los últimos años hacia la Web 3.0 y los cambios que traerá consigo. Sus raíces están en la web semántica de Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web (WWW). Su propuesta era una Web con la cual pudieran interactuar las máquinas y en niveles más profundos que sólo en el sentido unívoco del nivel de la frase, tal como funcionan los motores de búsqueda de la Web 2.0. Esto permitiría ahorra tiempo y dar resultados de búsqueda más precisos y ad hoc para los usuarios.

“…una extensión de la Web actual, en la cual la información tiene un significado bien definido, facilitando a las computadoras trabajar mejor en cooperación con los humanos.”

Tim Benders-Lee acerca de la Web semántica

Para hacer posible esta Web, se exigía el diseño de tecnologías capaces de aportar mayores capas de significado a los contenidos. Se trata de llevar los motores de búsqueda de la Web 2.0 a un nivel semántico, no solamente sintáctico, es decir, se añade complejidad a la interpretación de la información.

Al robustecerse la red semántica de significado de los contenidos, esta web prometía que tanto usuarios como computadoras interactuarían con la web. Lo anterior permitía a los programas entender y participar de la web de la misma manera que los usuarios. De esta manera, se puede acceder a la información de manera sencilla y esta es procesada más rápido.

Entre las tecnologías que se desarrollaron para estos fines y que han ayudado a construir la Web 3.0 destacan diversos estándares. El Resource Description Framework (RDF) es una herramienta para modelar metadata. Se trata de la gramática o estructura en que las páginas web expresan su información. A partir de estos se crean también los RDF Schemas y los Web Ontology Language (OWL), ambos lenguajes de ontologías, es decir, reglas o taxonomías que verifican la consistencia de los contenidos en la web. También está SPARQL, un lenguaje de consulta para RDF que sirve para agilizar búsquedas.

Bitcoin, nuevo paradigma en el intercambio de datos

En 2008, «Satoshi Nakamoto» publicó el libro blanco de Bitcoin, en el cual dio cabida al concepto de blockchain como lo entendemos actualmente. Esta tecnología permite el intercambio de datos encriptados de manera transparente. Se trata de un protocolo que verifica las transacciones y distribuye el dinero que entra en circulación en la red sin la necesidad de una autoridad central.

A pesar de que Bitcoin y el concepto de blockchain surgieron como una alternativa al sistema financiero, pues proponían una nueva manera de transferir valor, puede aplicarse al manejo de cualquier tipo de dato. Esta nueva tecnología cambió por completo la economía mundial y dio paso a la idea de una web descentralizada.

Bitcoin y blockchain posibilitan la descentralizacion
Bitcoin y blockchain posibilitan la descentralización.

Blockchain y finanzas descentralizadas

La Web 3.0 son más bien varias aplicaciones y servicios. Entre ellos, las criptomonedas y las finanzas descentralizadas son dos sistemas que llevan varios años en el mercado y son los atisbos hacia la construcción de esta nueva web.

Las criptomonedas están creando dinero que es nativo de internet. Esto solo ha sido posible gracias al concepto de blockchain, pues la mayoría de las versiones previas de las aplicaciones eran impulsadas por bases de datos pertenecientes a entidades centralizadas. Es por ello que no se intentó crear un sistema de divisas digitales con la Web 2.0. Darle a estas entidades el poder de crear y controlar dinero es muy mala idea.

La tecnología blockchain resolvió este problema, ya que permite controlar todos los aspectos relevantes para crear el dinero del internet de una manera segura y descentralizada. Esto puede darse mediante la verificación de transacciones, es decir, la acción simultánea de millones de equipos de cómputo que día a día corroboran que las transacciones de información sean correctas. Es lo que se conoce como minería.

See Also
Untitled design 40

Web 3.0: más allá de las criptomonedas

Las finanzas descentralizadas se refieren al uso de criptomonedas para mejorar e innovar los mercados financieros tradicionales. Con ellas se puede acceder a instrumentos financieros sin intermediarios y, en varios casos, se busca el resguardo o la protección de la identidad. Sin embargo, las posibilidades se extienden más allá del ámbito económico y financiero. Por ejemplo, hoy en día existen varias aplicaciones descentralizadas que son parte de la Web 3.0: navegadores de internet como Brave, sistemas de almacenamiento de datos como Arweave y plataformas de streaming de música como Audius.

¿Cómo será la transición a Web 3.0?

Como cualquier tecnología emergente, tomará tiempo hasta que la Web 3.0 se establezca en la vida diaria de los usuarios. El cambio será gradual, poco a poco se accederá a muchas aplicaciones y servicios de la Web 3.0 a través de la Web 2.0, tal como se observa en la interacción de cada vez más personas con criptomonedas.

En un principio será accesible y fácil para los usuarios aprender los cambios entre la versión 2.0 y la 3.0. La mayoría de aplicaciones y protocolos funcionarán como aplicaciones a las cuales estamos acostumbrados como whatsapp, facebook, spotify, dropbox y zoom. La diferencia es que las nuevas apps funcionarán de manera descentralizada, por lo tanto serán más seguras y confiables.

internet descentralizado y seguro

Servicios que usamos ahora como motores de búsqueda, sistemas de almacenamiento, aplicaciones de videollamadas, redes sociales, aplicaciones de chat o servicios de trabajo migrarán desde protocolos de una web a otra. Esto afectará a las aplicaciones a un nivel técnico, pero los usuarios percibirán estos servicios de la misma manera en que están acostumbrados.

Lo increíble de la Web 3.0 es que no solo aplicaciones y servicios existentes migrarán hacia este nuevo internet, sino que nuevas plataformas serán creadas para evitar los monopolios y servicios centralizados. Sin embargo, así como la Web 2.0 no eliminó por completo a la Web 1.0, el cambio hacia una Web 3.0 tomará su tiempo.


FAQ Web 3.0

¿Qué es la Web 3.0?

Esta nueva Web 3.0 ofrece la descentralización al eliminar intermediarios. Se basa en un modelo similar a los sistemas p2p que comparten información entre usuarios.

Ejemplos de Web 3.0

Hoy en día existen varias aplicaciones descentralizadas que son parte de la Web 3.0: navegadores de internet como Brave, sistemas de almacenamiento de datos como Arweave y plataformas de streaming de música como Audius.

¿Cómo son los usuarios en la Web 3.0?

Esta web descentraliza el almacenamiento de datos para que, tanto usuarios como computadoras, interactúen con la web. Esto permite a los programas entender y participar de la web de la misma manera que las personas. Los usuarios tendrán garantía de que su información está segura, pues no estaría almacenada en una base de datos central.

What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.