8 datos interesantes acerca del amor
Now Reading
8 datos interesantes acerca del amor

8 datos interesantes acerca del amor

  • Conoce 8 ejemplos de personajes, expresiones, concepciones o creencias en torno al amor muy cercanas a cualquier persona y que pueden rastrearse en la filosofía, historia o literatura.
Portada datos interesantes acerca del amor

Voy a hablar de amor, pero quiero evitar el lugar común de la cursilería, si acaso hay espacio para la maniobra. Les contaré acerca de 8 ejemplos de personajes, expresiones, concepciones o creencias en torno al amor muy cercanas a cualquier persona y que pueden rastrearse en la filosofía, historia o literatura.

Que estas ideas sirvan para pensar una genealogía del amor, es decir, un entendimiento de las formas que este concepto ha tomado a lo largo de distintos momentos históricos. Espero que mi texto caiga en manos no solo de enamorados y melancólicos, sino también de curiosos. De cualquier forma, nadie podrá decir que no se ha enamorado, o al menos que no ha escuchado hablar de amor.



1. ¿Cuál es el origen de la palabra «amor»?

La palabra «amor» es de origen latino y reproduce la raíz indoeuropea «amma», voz infantil para llamar a la madre. La misma raíz comparte con las palabras amoroso, enamorado, amigo. El verbo latino amare alude a dar amor o amar a la madre. El amor maternal puede ser el más incondicional, de ahí que sea el punto de partida para medir este sentimiento.

Nuestra noción de amor no se puede aplicar de manera precisa y unívoca a otras matrices culturales o históricas … Entre los mismos griegos se podían hacer separaciones entre eros, filia, aphrodisia, epithemia (amor pasional, filial, sexual, deseante) y otras tantas acepciones que hoy podríamos cómodamente englobar bajo una sola palabra: amor.

Edgar Morales, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM.

En otros casos, se considera erradamente que el origen de «amor» es la unión del prefijo «a» que significa «sin» y «mor» de latín «mortem», «muerte«. El amor sería entonces «vivir sin la muerte». La imagen es potente y perfecta para los espíritus estrictamente románticos.

En todo caso, esta etimología es incorrecta, pues el prefijo «a» viene del griego y el origen de esta palabra es latino. Pero qué más da. Tampoco es algo que podamos definir objetivamente. Veamos mejor algunas curiosidades.

2. Cantar de los Cantares, una historia de amor en la Biblia

La palabra «amor» puede tener muchas sentidos, pero siempre implica un flujo de afectos, es decir, emociones, sensaciones, etc. Cuando esos afectos apelan al cuerpo y al deseo carnal, se trata de un amor erótico, una de las formas más antiguas del amor.

El Cantar de los Cantares es el único libro de la Biblia que habla del amor de pareja. En sus versos se relata la historia de dos amantes que se añoran, se unen, vuelven a separarse y a extrañarse con pasión. Este poema aparece en el Antiguo Testamento y se atribuye al rey Salomón. Sin embargo, los especialistas coinciden en considerarlo una recopilación de distintas voces del siglo VI a.C.

Tu talle se parece a la palmera
tus pechos a los racimos.
Me dije: subiré a la palmera
recogeré sus frutos.
¡Sean tus pechos como racimos de uvas
el aroma de tu aliento como el de las manzanas!
¡Tu paladar como vino fino
que fluye hacia mis labios!

Fragmento, Cantar de los Cantares.

El tono del Cantar de los Cantares es sumamente erótico, lo cual ha sido ampliamente analizado por filólogos y hermeneutas. Desde una perspectiva histórica, lo que vemos claramente es que el amor de la Antigüedad era mucho más carnal.

3. Amor platónico

Escuela de Atenas de Rafael. Platón y Aristóteles al centro.
Datos interesantes acerca del amor.
Escuela de Atenas (1509-1511) de Rafael. Platón y Aristóteles conversan al centro. Fuente: Wikipedia.

Casi cualquier persona tendrá claro lo que es un «amor platónico», posiblemente también pueda contar con varios de esos amores. Llamamos «platónico» a lo inalcanzable, que solo vive idealizado en el pensamiento. Estos amores nunca son carnales, porque el verdadero amor debe ser más puro y espiritual.

El «amor» en la filosofía griega era el «eros», el cual es parte de la naturaleza humana. En el Banquete, Platón establece al eros como una vía a la racionalidad, pues se trata de un amor por la sabiduría. Por su parte, en el Fedro, el amor carnal es juzgado y rechazado como irracional. En realidad, el amor no ocupa un lugar central en el pensamiento platónico.

Por el contrario, el concepto del «cuerpo» sí que es una de sus principales preocupaciones. En términos muy generales, se puede decir que Platón relegó al cuerpo al diván de la negación y se instauró en Occidente un pensamiento basado en el logos, es decir, la palabra, las ideas, la abstracción. De esta generalidad del pensamiento platónico deriva el concepto del «amor platónico», un amor teórico, hipotético, irreal…

4. El «amor cortés» y los trovadores

El «amor cortés» es el primer modelo o arquetipo en Occidente que definió este concepto. Se desarrolló en la poesía medieval de los trovadores, entre los siglos XII y XV. Estos poemas retrataban historias de amor con características estrictamente delimitadas, por ejemplo:

  • Exaltación del amor fuera del matrimonio.
  • Presencia de valores caballerescos.
  • La mujer siempre era de rango social y económico más alto.
  • Los hombres eran súbditos de la mujer amada, por lo que se daba entre ellos una relación de vasallaje (rey-vasallos).
  • El amor solo se idealizaba en la mente y los poemas, no podía concretarse.
  • El hombre se representa débil y a merced de su amada.
  • Ella se representa más implacable y dominante.
  • Sumamente emocional y desbordado.
Ilustraciones del amor cortés

Estas características pueden parecer extrañas hoy día, sin embargo, gran parte de las concepciones actuales sobre el amor se construyeron en esa lírica trovadoresca. En realidad todavía hoy muchas historias de la cultura popular mantienen algunas de estas características.

5. ¿Qué es una «celestina»?

La expresión «ser una celestina» significa ser alcahueta, promover el encuentro entre dos personas para promover su amor. Su uso es tan amplio en español y aunque suena a una expresión coloquial, es plenamente aceptada hasta por la RAE. Ahí se indica su origen en el personaje así llamado, Celestina, de la Tragicomedia de Calisto y Melibea de Fernando de Rojas.

Esta tragicomedia trata de los enamorados Calisto y Melibea, que muy en desacuerdo con la época histórica de la obra, evitan el matrimonio a toda costa. Sin embargo, Calisto recurre a Celestina, una mujer con poderes mágicos, para poder dar rienda suelta a su amor carnal por Melibea.

En esa época, el único arquetipo del amor para Occidente era el «amor cortés» y mucho de ello hay en esta tragicomedia, aunque astutamente el autor caricaturiza ese amor.

La obra es muy excepcional por diversas razones. Su primer edición fue en 1499, por lo que es una obra a caballo entre la Edad Media y el Renacimiento. Sus características también se resisten a la categorización. La obra se estructura como un guión teatral de tragedia y comedia.

Lo extraño es su extensión, pues son casi 300 páginas, por lo que sería casi imposible llevarla a la representación. La idea de una obra de teatro que dure día y noche apela a una estética fantástica muy medieval.

6. Historia de Cupido y Psique

Una figura similar a la «celestina» en nuestra cultura es la de Cupido. Es el dios romano del amor y corresponde a Eros de la mitología griega. También se alude a él muchas veces como «Amor». Es uno de los personajes griegos más presentes en nuestra cultura.

Su representación siempre alude a sus atributos: alas para volar, arco y flechas que lanza a las personas para enamorarlas. En el mito griego las flechas cumplen la función más específica de satisfacer los deseos y caprichos de Venus, su madre, Afrodita en el mundo griego.

Cupido y Psique, Antonio Canova. Museo del Louvre.
Datos interesantes acerca del amor.
Psique reanimada por el beso del Amor, Antonio Canova. Foto: René-Gabriel Ojeda. Fuente: Museo del Louvre.

Así es que Venus, celosa de la belleza de Psique, una joven doncella que había ganado ofrendas y reconocimiento entre la gente, pide a Cupido cumplirle el designio de enamorar a la joven de un ser monstruoso. ¿Y qué piensas?, ¿que Cupido hizo caso a su madre? Por supuesto que no. Cuando vio a Psique se enamoró de ella y a escondidas de su madre, la esposó y la llevó a un lejano palacio.

Cupido tenía que hacer creer a Venus que sí había cumplido su tarea. Por ello, mantuvo su identidad en secreto e hizo creer a todos que Psique había contraído nupcias con el ser monstruoso que exigía su madre.

See Also
Portada Buen Fin 2021

Por eso incluso la propia Psique tenía prohibido mirar a su esposo y solo en medio de la oscuridad de la noche se encontraban. Hasta que una vez Psique, convencida por la insistencia de sus hermanas, encendió una vela para mirar su rostro mientras dormía.

Cuando Psique miró a Cupido por primera vez, también se enamoró de su belleza, pero la cera derretida cayó en el pecho desnudo de Cupido y lo despertó. Entonces, al romper la promesa se vino sobre ella la furia de Venus. La diosa suprema le asignó un castigo que la hizo errar en el Hades por muchos años.

Tiempo después los amantes se reencontraron y obtuvieron el permiso de los dioses para casarse. Sí hubo final feliz, aunque la penitencia de Psique es bastante oscura.

7. El origen de los cuentos de hadas

Seguramente la historia de Cupido y Psique te recordó a muchas historias de amores imposibles. Esto es porque los mitos griegos establecieron los famosos «arquetipos», los cuales son personajes o historias que se repiten a lo largo de los siglos con variaciones, pero conservando características y estructura que las hace identificables.

Muchas investigaciones encuentran el arquetipo de Cupido y Psique en la historia de La Bella y la Bestia, lo cual es bastante atinado. Ahora bien, me refiero al cuento de hadas de Madame de Villeneuve y no a la película de Disney, la cual endulza la problemática del cuento original.

La escritora francesa fue parte de un movimiento literario hacia finales del siglo XVII y la primera mitad del XVIII, sobre todo en París, que frecuentaron los salones literarios para compartir la escritura de sus historias que llamaron «cuentos de hadas» (contes de fées).

Mujeres cuentista en la época de los salones parisinos.
Detalle de portada de Mujeres y hadas. Desde el cuento a las reivindicaciones femeninas de Vicenta Garrido Carrasco.

Los cuentos de hadas se convirtieron en una herramienta en la cual estas mujeres aristócratas plasmaron sus inconformidades sociales y culturales, sobre todo en torno al matrimonio. Ellas se hicieron llamar «las cuentistas» (les conteuses) y cimbraron con sus historias en las que echaron mano de recursos fantásticos para alegorizar la condición de vida de protagonistas mujeres.

Si creías que Charles Perrault era el principal representante de los cuentos de hadas franceses estabas en un error. Él tomó la influencia de las cuentistas y adaptó muchos de esos cuentos a los niños siguiendo el estilo de la tradición oral.

8. Amor y matrimonio

Mencionaba que las cuentistas francesas no estaban muy de acuerdo con sus circunstancias sociales, especialmente con el matrimonio, y ello lo representaron en sus cuentos de hadas. ¿Y por qué no estarían de acuerdo con su matrimonio? Pues porque la mayoría debió resultar muy mal si se basaban en acuerdos económicos y sociales.

Los matrimonios en sus orígenes eran arreglados y todavía hoy llevan consigo la huella de ser una alianza política, incluso en los contextos más abiertos.

Sorprendentemente, en muchos países siguen dándose los matrimonios arreglados, incluso las parejas muchas veces ni siquiera se conocen. En tales contextos, las obligaciones de las mujeres siempre son sumamente desventajosas, tal como observó Gerda Lerner en un análisis minucioso de lo que estipulaban las alianzas matrimoniales desde la antigüedad hasta nuestros días. De ahí que concluya que esta práctica cultural lleva las huellas de muchas violencias patriarcales.

En todo caso, lo que quiero decir es que la idea del amor y el matrimonio debe ser muy joven en términos históricos, pues incluso si pensamos en uno de los modelos del concepto del amor en Occidente, el «amor cortés», no se daba dentro del matrimonio.

What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
0