Facebook Pixel Code Odio detrás del Accidente del Submarino Titán – Interesante
Now Reading
Odio detrás del Accidente del Submarino Titán

Odio detrás del Accidente del Submarino Titán

  • El pasado accidente del submarino Titán acaparó la mirada de los medios. Al mismo tiempo, una tragedia de inmigrantes en las costas de Grecia, conmocionó a un mundo que parecía más conmovido por el otro asunto.
El Odio Detrás del Accidente del Submarino Titán y el Naufragio de los Inmigrantes

El desastre submarino del Titán parecía lejano, ¿qué podría salir mal en un viaje intra-oceánico turístico para —supuestamente— mirar de cerca los restos hundidos del legendario Titanic? Bueno, justo cuando la palabra “Titanic” está presente en la ecuación, no podemos negar que había muchas posibilidades fatalistas de que algo grave pasara —a menos que de que el asunto se tratara de una película romántica protagonizada por DiCaprio, claro está—.

¿Qué Le Pasó al Submarino Titán?

Los primeros reportes de que el Titán, el submarino que había iniciado su travesía el pasado 18 de junio de 2023, había perdido contacto con la superficie, mantuvieron en vilo al mundo hasta que, días después, se confirmó la noticia: la nave había colapsado sin posibilidades de supervivencia. 

Los informes indicaron que una falla técnica ocasionó una implosión, es decir, un rompimiento causado de afuera hacia adentro, consecuencia de un grave incremento de la presión, por la profundidad marina, en este caso (y debido a alguna falla estructural o error humano, aún no determinado).

¿Quiénes Fallecieron en el Submarino?

¿Quiénes Fallecieron en el Submarino

Hamish Harding, presidente de Action Aviation; Shahzada Dawood y su hijo Suleman —quien habría manifestado días antes, su miedo de embarcarse en la expedición—, millonarios originarios de Pakistán; Paul-Henri Nargeolet, ciudadano francés experto en buceo¸ y Stockton Rush, director general de OceanGate Inc. Esta última es la empresa que operó el viaje en busca de los restos del Titanic (y que hasta ahora, ha guardado silencio ante el desastre, como se puede ver en su Instagram).

Todos estos son los nombres de las personas que perdieron la vida ante la implosión del submarino del cual se dice, era muy sofisticado y seguro —tenía más de 200 viajes previos en su haber—, pero que se manejaba con un control de Playstation acondicionado al sistema operativo de la moderna embarcación.

La Cobertura del Accidente del Submarino

Una vez superada la impresión internacional y con una cobertura mediática inusitada, los memes y los comentarios alrededor del tema comenzaron a inundar la web. La viralización del hundimiento del Titán y la gran cobertura que sigue teniendo por encima de otras noticias, obedece a muchos factores. Aunque muchas voces claman que esto se debe a la posición privilegiada de los desafortunados y adinerados protagonistas de la desgracia, lo cierto es que hay muchos puntos a tomar en cuenta.

Primero, que se trató de un accidente como los que les gustan a los medios sensacionalistas (y a los no tanto): un submarino es un medio de transporte que nos remite a aventuras cinematográficas, o mínimo, a exploraciones científicas televisivas. Los memes auguran que en pocos años Netflix seguro sacará la serie o la película sobre el tema y esa suposición parecerá episodio de Black Mirror, pero claro que es muy probable.

Segundo, los involucrados eran millonarios, personajes que, en teoría (y equivocadamente), están exentos de las grandes tragedias (la gente cree que el dinero lo resuelve todo, pero Steve Jobs o Cristina Onassis no estarían de acuerdo). Sin embargo, cuando estas suceden, el asunto se convierte en una catarsis para la persona promedio (o “Common People” como canta el grupo inglés Pulp (que por cierto se presentará en México en el Corona Capital 2023) que siente que los privilegiados magnates son tan humanos como ellos.

Para muestra, en plena coyuntura, un contacto de FB publicó un post en el que se burlaba de forma bastante fuerte del tema del submarino. No pude evitar preguntarle el porqué tanto resentimiento, y su respuesta me convenció de que el exceso de información y la sobreexposición a la tragedia ha hecho que perdamos de vista el panorama general y humano de las cosas. 

“¿En serio porque eran millonarios merecían morir?”, le publiqué en los comentarios: ¿Cuánto sumaría la riqueza de estos 5 tipos? ¿Cuáles serán las condiciones de trabajo de sus empleados? Y que me dices de toda la operación desplegada para su búsqueda, ¿cuál es el costo? Tal vez se dirá, eso que importa, son seres humanos, sí cinco seres humanos que en suma acumulan una fuerte cantidad de dinero, ¿importa? Claro que importa y mucho en esta sociedad desigual, lujos que salen mal, fue parte de su contestación.

Sí, el desastre del Titán provocó un fenómeno curioso, pero no inédito que tiene que ver cómo el mundo moderno ha desensibilizado a millones de personas que presumen, como si fuera una virtud, ser inmunes al sufrimiento ajeno. A través de sus comentarios en Facebook o Twitter, muchos usuarios de todo el mundo mostraron su alegría de que la tripulación de la nave submarina que se sumergió para nunca volver hubiera fallecido. Sus razones, que eran millonarios y que “ellos se lo habían buscado” al emprender una aventura innecesaria en el fondo del mar. Adiós empatía, hola revanchismo.

Memes y Medios Sobre el Accidente Submarino

Y no es que debemos espantarnos de que la cultura del meme haga un chiste sobre cualquier tema, pero lo cierto es que la premisa de que la comedia debe seguir tirando de abajo para arriba sigue siendo canon ¿o no? 

Los primeros humoristas se burlaban de los potentados, de los ricos porque es una forma de desahogarse, sigue siendo políticamente correcto y pocos se escandalizan. Pero un chiste sobre personas marginadas que sufren un destino parecido, entonces ahí, sí la persona que se atrevió a burlarse del asunto (así sea con un meme) es linchada, al menos virtualmente.

Sabiamente, el hoy cancelado Woody Allen dijo alguna vez que para que se puedan hacer bromas sobre una desgracia tiene que pasar “algo de tiempo”, y ningún comediante puede burlarse de un hecho reciente —por ejemplo, los chistes sobre el 11 de septiembre en Nueva York fueron algo impronunciable durante muchos años— sin pagar las consecuencias.

Sin embargo, las redes sociales cambiaron todo eso y, el anonimato o la impersonalidad que nos ofrece estar detrás de una computadora o un celular permite —aparentemente, porque en teoría no debería ser así— opinar sobre cualquier tema —para bien o mal—, incluso bailar virtualmente sobre la tumba de un difunto aún cuando el cadáver esté tibio aún.

See Also
Banner Interesante 17

El Desastre del Submarino Frente al Naufragio de Inmigrantes

El Desastre del Submarino Frente al Naufragio de Inmigrantes. Fotografía AFP
Fotografía AFP

La cobertura mediática que se le dio al tema del naufragio submarino sobre el terrible suceso del hundimiento de un barco lleno de inmigrantes —incluyendo niños— causó indignación en muchos cibernautas que han entendido mal el activismo woke (tendencia que según el diario El País, enfrenta hoy varios desafíos). 

Una de las razones que abonaron para este clima, fue, entre otras cosas, que la tragedia acaecida el 19 de junio —más o menos en la misma fecha del accidente del Titán—, el naufragio de más de 600 inmigrantes pakistaníes y egipcios que en su intento por desembarcar en tierras europeas, colapsaron frente a las costas griegas, se viera opacado por la cobertura de un hecho “más superficial”. 

Más de 500 personas habrían fallecieron ahogadas en este terrible suceso que se vio opacado, mediáticamente hablando, por la noticia del submarino desaparecido. Y sí, quizás el paseo en la cápsula marítima obedecía a motivaciones más insulsas, y el accidente de los desplazados no europeos era por necesidad y por escapar de la pobreza, pero finalmente ambos fueron hechos lamentables.

Más allá del meme, en la web se viralizaron algunas ilustraciones y sentencias—no paródicas sino completamente en serio— que celebraban la muerte de los tripulantes del submarino y criticaban la importancia que los medios tradicionales le dieron al asunto, frente a la otra tragedia de los inmigrantes.

Grave hubiera sido que el Mayan Queen, el yate de lujo mexicano que atendió el llamado de auxilio del naufragio, no hubiera hecho nada. Su acción logró que al menos 100 personas no se convirtieran en víctimas fatales.

Lo cierto es que si bien la cobertura fue desigual, el asunto va más allá del clasicismo. Se trata de un tema complejo que tiene que ver con el tratamiento que muchos medios les dan a las noticias en pos de las visitas y el clic a sus páginas. Eso, muy independientemente de la ayuda inmediata que reciba un accidente en el que los involucrados tengan cierto estatus financiero, ese es otro tema que tiene que ver con capitalismo desbordado y privilegios.

Una historia que ya nos sabemos de memoria y el caso del submarino Titán y su coincidencia coyuntural con el naufragio de los inmigrantes en Grecia, es un ejemplo de lo repetido que ya está ese guión. 

© 2023 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.