Facebook Pixel Code La Importancia de la Crianza Equitativa
Now Reading
La Importancia de la Crianza Equitativa

La Importancia de la Crianza Equitativa

  • 5 consejos para una crianza equitativa.
La Importancia de la Crianza Equitativa

Aunque la crianza de los hijos debería ser responsabilidad de ambos padres, históricamente este trabajo no remunerado ha recaído en la mujer. Cocinar, realizar actividades escolares, cambiar pañales, llevar a los niños al médico y a sus actividades deberían de ser tareas que hagan tanto las madres como los padres. 

En México, las mujeres dedicaron durante el 2021, 40 horas a la semana al trabajo no remunerado, incluyendo el cuidado de los hijos; mientras que los hombres dedicaron solamente 15.9 horas a la semana, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). 

Esto implica que las mujeres, en promedio, dediquen menos tiempo a otro tipo de actividades, como trabajos remunerados, educación, o incluso descanso. Esta carga desproporcionada es una de las principales barreras estructurales para la participación femenina en el mercado laboral y contribuye a que se acentúen las desigualdades de género. 

Sin embargo, aunque las mujeres se encargan en un 73% de la mayoría de las tareas domésticas y de crianza, y los hombres del 27%, la cooperación de los hombres ha aumentado en los últimos 18 años, un 7% entre 2003 y 2021. Esto es un pequeño logro que ayuda a que poco a poco la distribución de las labores del hogar y de la crianza sea más equitativa, aunque aún queda un largo camino por recorrer.  

Las dobles y triples jornadas laborales para las mujeres es algo muy común, que provoca que con frecuencia las mujeres se sientan cansadas todo el tiempo y padezcan de burnout parental. O que busquen trabajos informales en los que no tienen prestaciones, ni acceso a servicios de salud.

En México, 7 de cada 10 mujeres que participan en el mercado laboral son madres, de las cuales 58% trabajan en la informalidad, en comparación con el 50% de las mujeres sin hijos. Las madres eligen estos trabajos debido a que de esta forma pueden organizar mejor su tiempo para trabajar y criar a sus hijos, aunque perciban menores ingresos.

De ahí la importancia de que los padres se involucren mucho más en el cuidado de sus hijos, y que toda la responsabilidad no recaiga en las mujeres, para que ambos puedan realizarse profesionalmente, personalmente y como padres. 

Beneficios de que los papás se involucren en la crianza de sus hijos 

El hecho de que los papás se involucren en la crianza de los hijos trae múltiples beneficios para la familia. Una paternidad involucrada y una crianza, en la que el padre es activo, es decir, juega con los niños, participa en su educación y se implica emocionalmente, ha demostrado múltiples beneficios para los hijos. Como son: mayor nivel de vocabulario, mejores resultados académicos, mejor afrontamiento del estrés, tolerancia a la frustración, más iniciativa en las interacciones sociales, más seguridad y mayor felicidad, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Guelph.    

Los padres también obtienen beneficios al estar presentes en la crianza de sus hijos, según el reporte “Panorama del estado de los padres en el mundo” realizado en 2015 por Men Care, los padres que tienen una relación cercana y sin violencia con sus hijos son más felices, viven más, y padecen menos problemas de salud mental y física. 

Además, las parejas que comparten la crianza de manera más equitativa son más unidas, se sienten más satisfechas y tienen menos conflictos, según un estudio realizado por la Universidad de Illinois. El mismo estudio también asegura que este tipo de parejas se retroalimentan respecto a la crianza de los hijos.  

Consejos para tener una crianza más equitativa

Estos son algunos consejos para lograr una crianza equitativa y que los papás aprendan a hacer equipo: 

Consejos para tener una crianza más equitativa

1) Confiar en el otro: Para trabajar en equipo la confianza y la comunicación son clave, para poder enfrentar los desafíos que se presenten. Es necesario que cada uno exprese lo que siente para poder ser escuchado y encontrar apoyo. También cada uno debe aprender a aceptar sus equivocaciones para poder solucionar los problemas.

2) Crear estrategias: Todos los equipos necesitan poner en práctica estrategias para definir las funciones de cada miembro. Definan y coordinen las funciones de cada uno, para poder instalar hábitos para los pequeños de acuerdo a su estilo de vida, con la finalidad de obtener los resultados deseados.  

3) Aprender a negociar: Cuando existe confianza es más fácil negociar. Siempre que surja alguna diferencia hay que hablar de ella, para poder llegar a un acuerdo. Traten de llegar siempre a un punto medio, los dos cediendo un poco, eso es trabajar en equipo.  

Un equipo que sabe trabajar armónicamente puede enfrentarse a todos los retos que se presenten, y ambos se sentirán acompañados en este momento tan importante de sus vidas: guiar el desarrollo de sus hijos.   

4) Distribuir responsabilidades: Lo ideal es que los padres y las madres tengan las mismas responsabilidades en la crianza de sus hijos. Hay que quitarnos esas ideas del pasado de que la crianza debe recaer en la madre y que los papás “ayudan” con la crianza, los padres no deben “ayudar” deben ejercer su paternidad. 

Trabajen como equipo de manera equilibrada, sin que caiga sobre alguno de los dos toda la responsabilidad de la crianza. Además, hay cosas que uno hará mejor que otro y viceversa, así que optimicen sus fortalezas al distribuir roles y funciones, para lograr complementarse.  

5) Reconocer los logros del otro: Una manera de mantenerse motivados es que con frecuencia reconozcan sus logros como equipo en cuanto a la crianza. Este ejercicio ayuda a reconocerse y a premiarse como pareja. 

See Also
jolt residency banner

Mayor consciencia social para lograr una crianza equitativa 

paternidad involucrada

Por otro lado, aunque cada vez más padres se comprometen con la crianza de sus hijos y evitan dejarle toda la responsabilidad a la madre, como sociedad todavía nos falta mucho para conseguir una verdadera equidad en este tema. 

La brecha salarial de género se incrementa dramáticamente cuando las mujeres tienen hijos, lo que cambiaría si las mujeres y los hombres compartieran el cuidado de los hijos de manera más equitativa.  

En toda América Latina existe el permiso por maternidad y tiene una duración promedio de 12 a 13 semanas. En la mayoría de los países es financiado por el Estado para tratar de evitar la discriminación del mercado laboral contra las mujeres.

Sin embargo, los permisos por paternidad suelen ser mucho menores, en México es de únicamente de 5 días, lo que promueve los roles de género, ya que da a entender que la madre debe hacerse cargo del recién nacido por mucho más tiempo que el padre. 

En otros países del mundo existen licencias de paternidad compartidas que duran más tiempo y que se pueden dividir entre el padre y la madre, para que ambos se encarguen de los cuidados del bebé. Latinoamérica debería de seguir esos modelos con la finalidad de promover iniciativas que permitan nuevos modelos de paternidad. 

Además, muchas mujeres deciden quedarse en casa y encargarse de la crianza de sus hijos para no sentirse culpables o señaladas por “descuidar» a sus hijos. Esto no sucedería si tuviéramos en Latinoamérica una visión más equitativa sobre la crianza y viéramos como algo normal que las parejas apoyen con la crianza de los hijos. 

Cuarenta años de investigación han demostrado que una crianza compartida aporta grandes beneficios al desarrollo de los niños, influye en su seguridad, en su comportamiento, en el colegio, en la disciplina y en los estados emocionales de toda la familia. 

Todos como sociedad podemos contribuir a que la crianza sea más equitativa, rompiendo con los roles y estereotipos de género desde la niñez, fomentando la extensión de permisos de paternidad, y ofreciendo horarios más flexibles y trabajo remoto a hombres y mujeres. Porque la igualdad de género puede comenzar en el hogar con una crianza más balanceada. 

What's Your Reaction?
Emocionado
0
Interesante
0
Neutral
0
No estoy seguro
0
Super Interesante
0