Facebook Pixel Code Siento quedarme atrás: Fenómeno Early Adulthood – Interesante
Now Reading
Siento quedarme atrás: Fenómeno Early Adulthood

Siento quedarme atrás: Fenómeno Early Adulthood

  • El sentimiento de quedarse atras en la vida, un fenómeno llamado early adulthood.
Un fenómeno llamado early adulthood

Muy probablemente has escuchado sobre el sentimiento de quedarse atrás en la vida. Puede ser que incluso lo hayas sentido, pero que no hayas sabido qué tiene un nombre. Este sentimiento se refiere a la sensación de insatisfacción o frustración sentida cuando no has logrado alcanzar ciertos objetivos que se supone que deberías haber logrado para ese momento de tu vida. Es compararse con tus iguales y sentir que no estás en el mismo lugar, ya sea en objetivos familiares, profesionales, personales. 

Es un sentimiento que está siendo muy común en las generaciones que estamos en los 20-30 años y las redes sociales están plagadas de contenidos acerca del tema, algunos abordados desde el humor y otros desde la profunda vulnerabilidad.

Hablamos con Nicolás Alvarez Frank –psicólogo graduado de la Universidad San Francisco de Quito y estudiante de un doctorado en psicología de Clark University– sobre el tema. Desde un punto de vista de un profesional de la salud mental, pero también desde un punto de vista de parte de esta generación que está enfrentando este fenómeno.

Early Adulthood: Una Segunda Adolescencia

Nicolás menciona el término “Early Adulthood”, una etapa limbo entre la adolescencia y la adultez que se prolonga hasta los 29 años. Según él, es una segunda adolescencia donde las personas son obligadas a entrar al mundo adulto e intentar ganar independencia. En la que existe una exploración de la identidad personal, inestabilidad, sentimientos de no pertenecer ni a un mundo ni al otro, muchas proyecciones hacia el futuro. Este concepto nace de una teoría de Jeffrey Arnett, Emerging Adulthood, del 2000. 

Los Roles Tradicionales Y El Cambio Generacional

Los roles tradicionales y el cambio generacional

En generaciones anteriores, los jóvenes tomaban roles de adultos al final de su adolescencia –no se diga siglos antes, donde a los 12 años ya eras considerado un adulto–. Se casaban a los 20 años, un año más tarde tenían su primer hijo, al tiempo que se convertían en gerentes de la empresa en que trabajaban. Muy poca gente continuaba con sus estudios después de terminar el colegio. Los hombres trabajaban a tiempo completo y las mujeres eran amas de casa. Sus caminos estaban determinados por la sociedad. 

Sin embargo, hoy en día todo ha cambiado. Según la UNESCO, la cantidad de estudiantes de tercer nivel se ha más que duplicado en los últimos 20 años –esto quiere decir que, probablemente, es mínimo 4 veces más que en los años 50–. Hoy en día, la gran mayoría de la gente de las ciudades termina el colegio y busca una educación superior. No conforme con eso, después buscan un siguiente nivel de educación, lo que alarga los estudios mínimo unos dos años más.

Durante este período, hay una inestabilidad laboral y emocional abismal. Lo que uno escucha en redes sociales “los millennials saltan de un trabajo a otro”, si es cierto. Este es un momento crucial para la autoexploración, no solo en un sentido personal, sino también en términos de nuestras relaciones interpersonales. Ahora es impensable casarse a los 20 años, más bien empiezan a considerarlo a finales de los 20 (28-30 años). 

La mayoría de las personas en la generación actual consideran que alcanzar ciertos hitos como la estabilidad económica, el autoconocimiento, y la independencia en sus elecciones son factores cruciales al tomar decisiones significativas como establecerse en una relación o seguir avanzando en su carrera profesional. Somos una generación que está consciente de que tiene que lograr tal o cual cosa para establecerse. 

Un Viaje De Autodescubrimiento E Incertidumbre

Esta es una etapa de incertidumbre, que como bien menciona Nicolás, es un autodescubrimiento, como sucede durante la adolescencia. Te introduce al mundo adulto en el que sabes que tienes que forjar tu camino, porque no hay nada seguro de aquí en adelante. 

Sin embargo, es una teoría que los investigadores de la psicología están analizando. No es un término de conocimiento público, lo que puede causar más incertidumbre en la gente. Por ejemplo, yo me enteré de este término y la teoría en general gracias a Nicolás. Pero antes, yo pensaba que algo estaba mal conmigo, que yo era la rara que se sentía una niña, pretendiendo ser adulta, en un cuerpo de adulta. Pero tranquilo, esta es la razón de sentirnos así. 

Entonces, ¿Qué Provoca Este Sentimiento Y Qué Puede Causar En Mí?

Si es que sé todo esto ahora, ¿por qué me sigo sintiendo como que estoy atrás o estoy fracasando? Pues, entender que es un fenómeno de estudio y tener la información no va a “curar” tu cerebro. Hay muchos factores que pueden hacerte caer en esta situación y es importante estar atento. Vivimos en un mundo donde el tiempo es lo más importante, ya que pasa tan rápido que uno siente que la vida se le va. 

El Papel De Las Redes Sociales E Internet

El papel de las redes sociales e internet

Por un lado, las redes sociales y el internet han sido una herramienta para mantenernos conectados con personas en todo el mundo. Sin embargo, es una exposición constante de tu vida y de los demás –hay que recordar que uno muestra solo lo que quiere que los demás vean, no es un retrato auténtico de la realidad– que puede resultar abrumadora. 

Me ha pasado que veo a compañeros de cuando tenía 10 años publicando fotos de sus viajes, o compañeros del colegio publicando las fotos de su boda. Incluso en redes más formales como LinkedIn, publicaciones de personas teniendo ascensos en sus trabajos o consiguiendo puestos en corporaciones alucinantes. Todo esto, solo contribuye a que nos comparemos con el resto, generando sentimientos de inferioridad.

Las Expectativas Personales Y La Realidad

Por otro lado, hemos aprendido a que tenemos que determinar expectativas personales que muchas veces no son aterrizadas a la realidad. Existe el clásico “Vision Board” que uno hace antes de empezar un año nuevo –que muchas veces dejamos de lado al segundo mes del año– donde establecemos lo que queremos lograr en un tiempo determinado de tiempo. 

Esta es una buena herramienta de motivación, sin embargo, es importante desglosar nuestros objetivos y tener escalones pequeños para llegar al gran logro. Es importante, porque a veces uno pone expectativas sumamente altas en períodos de tiempo ilógicos que pueden causar que sientas que no estás alcanzando los hitos que “se supone” debía haber alcanzado. Además, pasa que muchas veces, los objetivos que nos proponemos, son los que se supone que deberíamos lograr, más no lo que de verdad queremos. No alcanzarlos de la manera que uno esperaba puede causar mucha frustración y estancamiento.

La Presión Social Y Las Expectativas De Los Demás

Con respecto a lo último, las expectativas del resto de personas y la presión social puede contribuir a que el sentimiento se intensifique. Ir a la reunión familiar y que la tía te diga, ¿qué fue el novio?, ¿cuándo se casa?, ¿Ha subido de peso? –algo muy común en las familias latinoamericanas, que todos creen tener el derecho de opinar sobre tu vida–, puede detonar este sentimiento. Aún más si son personas cercanas a las que quieres.

Pero, al final, ¿quién define qué es lo que deberíamos estar haciendo? Cada persona es un universo totalmente distinto y los estándares no se aplican de la misma manera a todos. Que no tengas una gerencia, no te hayas casado o que no tengas hijos; no significa que hay algo mal contigo. Cada persona tiene su ritmo y manera de hacer las cosas. 

See Also
De la taza de cafe a la taza de te verde

Además, hay muchos factores que pueden aportar a que no hayas logrado cierto objetivo o hito en tu vida. Puede ser, que por problemas de salud no hayas terminado la universidad al tiempo que hubieses querido. Puede que no hayas logrado viajar por todo el mundo –-porque a diferencia de tus compañeros de la universidad– porque estás terminando de pagar tus estudios universitarios.

Puede que tu familia haya tenido problemas, que han capturado todo tu tiempo y por eso no has logrado conseguir un novio o una novia. Hay cientos de variantes que pueden aportar en que tu proceso de vida se vea interrumpido, pero eso solo te hace que aprendas más y que logres analizar qué es importante para ti.

¡Las Crisis Son Buenas!

Ahora, sabes que no estás solo en este sentimiento. Los millennials y la primera mitad de la generación z (gente en sus mid 20’s a early 30’s) estábamos siendo víctimas de esta crisis. Una crisis de los 20’s que antes no existía. Nicolás menciona que las crisis son buenas, son algo que sacude tu vida y te hace repensar todo lo que haces y a dónde quieres llegar. 

Esta crisis ha hecho que estas generaciones seamos más sensibles, y será algo que beneficiará al futuro. Seremos más sensibles y receptivos a las generaciones futuras. Y, debido a que la hemos enfrentado –o estamos enfrentando– a esta edad, cuando no tenemos mayores responsabilidades, no tenemos hijos o un matrimonio, es muy probable que no tengamos un quiebre cuando seamos mayores. 

Reflexiones Generacionales

La generación de nuestros padres se convirtió en adulta muy pronto. Muchos no siguieron estudios universitarios, se dedicaron a trabajar, se casaron y tuvieron hijos aún siendo muy jóvenes. Por ejemplo, mi mamá tuvo su primera hija a los 25 y su segundo hijo a los 26 –yo ya tuviera una hija y estaría embarazada de un segundo niño si fuera la realidad de ahora–, su cuarta y última hija la tuvo a los 31. Mientras que mi hermana mayor, de 32 años, está teniendo su primer hijo ahora.

Esto hizo que se conviertan en adultos funcionales sin haber experimentado mucho antes de establecerse. Por eso, hay muchos casos de gente de esa generación que experimenta una “segunda adolescencia” a los 50 años. En este punto, ya tienen una familia que depende de ellos, trabajos y matrimonios. Esta situación ha traído muchos problemas familiares porque desean conocerse y experimentar cosas nuevas en una etapa más avanzada de sus vidas. Esto, inclusive, es un causante de que nuestra generación quiera experimentar y conocerse para no vivir lo que nuestros padres. 

¿Qué Hacer Para Sobrellevarlo?

Nicolás dice que no hay que tratar de evitar este sentimiento, no es sano reprimir tus emociones. Por eso, nos da unas recomendaciones para aliviar la sobrecarga emocional. 

  • Técnicas para el Autocuidado y la Atención Plena
  • Busca estar en el presente
  • Técnicas para el Autocuidado
  • Depura tus redes sociales
  • Abrázate, no te golpees
  • Pide ayuda

Técnicas Para El Autocuidado Y La Atención Plena

  1. Lo más importante es identificar que estás teniendo estos pensamientos y este sentimiento. Es crucial reconocerlo para entender en qué lugar estás. 
  2. Busca estar en el momento presente. Es importante entender que cuando uno se enfoca en lo que está pasando aquí y ahora se da cuenta que no tiene ningún problema ese segundo. Uno deja que los pensamientos lo gobiernen y cuando uno vive en el pasado o en el futuro, se pierde de todo lo que en verdad está pasando. Algunas técnicas para hacerlo son:
    • Meditaciones guiadas
    • Atención plena, concentrarte en lo que estás haciendo ese preciso segundo. Si es que vas a comer, siéntate y come, no veas el celular o sigas trabajando en la computadora. 
    • Cierra los ojos e intenta sentir qué está pasando dentro de tu cuerpo. Intenta sentir cómo corre la sangre, cómo se sienten tus piernas, qué pasa por tus brazos. 
  3. Depura tus redes sociales. Si bien son una herramienta muy buena para la vida, pueden ser de doble filo. Es importante que dejes de seguir cuentas que no aportan a tu estabilidad emocional. Si hay algún amigo o conocido cuyas publicaciones te afectan, deja de seguirlos. Más bien, sigue a cuentas que aporten algo en tu vida, cuentas sobre salud mental –TikTok: @nicolasalvarezfrank–, o amigos que genuinamente te causen bienestar.
  4. Abrázate, no te golpees. No te metas en tus pensamientos a juzgarte, no has hecho las cosas mal, simplemente tu tiempo es distinto. 
  5. Si sientes que esta sensación es demasiado abrumadora, pide ayuda. Tenemos la suerte de que el discurso de “la terapia es para locos” está siendo erradicado. Esta es una herramienta de sanación para nuestra salud mental, tan importante como la salud física.

La Auto-Aceptación y la Búsqueda de Ayuda

Nuestras generaciones son las primeras que se enfrentan a este fenómeno tan extraño. No hay mucha información al respecto que nos haga entender que no estamos solos. Así que, abrázate y recuerda que ¡Estás en el lugar preciso en el que debes estar! Recuerda que no estás solo y que así como tú, muchos más estamos en la misma situación. Habla, recuerda que pedir ayuda es de valientes. 

© 2023 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.