Facebook Pixel Code
Now Reading
10 prácticas para romper la rutina sexual en tu relación

10 prácticas para romper la rutina sexual en tu relación

  • Revive la vida sexual en tu pareja con estos 10 tips que te ayudarán a salir de la rutina y la monotonía.
10 prácticas para romper la rutina sexual en tu relación

El sexo en pareja puede volverse muy monótono, en especial si son relaciones largas. A veces, puede ser un desafío mantener la llama de la pasión encendida con la misma intensidad que al principio. Cuando uno inicia una relación, todo es nuevo y el sexo es una manera de conocer a tu pareja. Pero, a medida que las responsabilidades se acumulan, puede incluso sentirse como una obligación o ser muy básico y aburrido.

Esto puede llevar a una sensación de frustración o hasta el fracaso de la relación. Nos enseñaron que el sexo es un añadido, pero es una de las bases fundamentales en una relación de pareja. Cuando esto sucede, es necesario hacer un cambio en las cosas que están haciendo. Aquí te traemos algunas prácticas que pueden realizar para salir de la rutina

1. Consumir contenido XXX juntos

Al contrario de lo que se cree, ver contenido para adultos con tu pareja puede traerles beneficios, según un estudio realizado en el 2021. Provoca mayor excitación conjunta en la pareja y lleva a una mayor satisfacción sexual–al contrario de parejas en las que ven porno de manera individual–. La primera vez, puede ser bastante extraño, pero no sabrán si les gusta si es que no lo intentan.

También, pueden intentar leer literatura erótica en voz alta, escuchar podcasts eróticos juntos–o escuchar cada uno y discutirlo después–, o escuchar pornografía auditiva. Existe una página llamada Dipsea especializada en este tipo de porno. Existe un sin fin de contenido para disfrutar. 

2. Sensate Focus

  • 5 pasos para el mindfulness durante el sexo
  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1

Es ideal como una práctica de mindfulness durante el sexo, te ayuda a estar en el momento presente. Pregúntate qué es lo que sientes, en qué parte de tu cuerpo, qué te genera. 

Es una técnica desarrollada por el doctor William H. Masters y Virginia E. Johnson en los 60’s. Busca que la pareja se relaje y sea más consciente de sus sentidos y lo que provoca en la otra persona, olvidándose del fin último: el orgasmo. Logra que las parejas se conecten emocional y sexualmente. Consiste en 5 pasos:

  1. Tocar todo, excepto los genitales

Idealmente, los dos deben estar desnudos. En turnos, cada uno va a tocar a su pareja por todo el cuerpo, exceptuando los genitales y los pechos. Empieza por tocar las zonas normalmente visibles. Luego, dirígete al cuello, las piernas, siguiendo por el estómago y la espalda. Se busca evitar cualquier acercamiento sexual, así se quita la presión de tener una erección, lubricar, etc. 

  1. Tocar los genitales y pechos

Es hora de tocar las partes que fueron prohibidas previamente. En esta etapa, es necesario que te tomes más tiempo que en la anterior. Aunque tu foco sean los genitales y los pechos, no te olvides de seguir tocando el resto del cuerpo. Eviten volver a esta experiencia en algo meramente sexual, muy probablemente se excitarán, pero el objetivo es las sensaciones, el descubrimiento y la conexión. Igualmente, lo harán en turnos, donde una persona toca y la otra no puede hacer nada. 

  1. Lubricar

Este paso es el mismo que el #2, pero utilizando crema o aceite de cuerpo para ayudar con los masajes y toques en todo el cuerpo. 

  1. Tocarse mutuamente

Ahora, se permite que los dos se toquen el uno al otro–pero recuerda no caer en lo sexual– con el objetivo de conocer las sensaciones y lo que causa en el cuerpo del otro. 

  1. Relaciones sensuales

Finalmente, se les permite tener interacción sexual, penetración, besos, sexo oral. Sin embargo, lo que se busca es que no caigan en el sexo al que están acostumbrados. Si no, que mantengan el nivel de conciencia corporal que han venido practicando en los pasos anteriores. 

Consulta con un sexólogo si quieres una guía más personalizada sobre esta técnica. 

3. Sensation Play

Otra práctica es el Sensation Play que se basa en la exploración de sensaciones con el tacto: calor, frío, rugosidad, suavidad, electricidad, etc. Se utilizan distintos elementos para generar sensaciones distintas en el cuerpo. Algunos elementos que puedes usar son: hielo, cera de vela, plumas, agujas, correas, todo lo que se te ocurra.

Es una rama del BDSM, por lo que es crucial establecer límites y tener el consentimiento mutuo, también tener una palabra de seguridad por si algo no está yendo bien. Recuerda que para practicarla, debes generar un espacio seguro en el que todo lo que se permite o no, sea expresado. 

4. Besos, solo besos

¿Se acuerdan cuando éramos adolescentes y teníamos nuestras primeras relaciones? Relaciones juveniles donde, en cada momento posible, había una sesión de besos apasionados. No llegaban mucho más allá, máximo unos toques por encima de la camisa y punto. El nivel de placer era increíble. Sin embargo, a medida que crecemos y experimentamos más con nuestra sexualidad, los besos quedan en un segundo plano tristemente. 

Es momento de recuperarlo. Los besos son una de las conexiones más íntimas en una pareja. Por eso, vuelvan a experimentar tener sesiones apasionadas de besos, pero NADA MÁS. Esto provocará que se vaya construyendo el deseo más y más. Desháganse de los objetivos como el orgasmo o la penetración, disfruten de la intimidad que se va construyendo por los besos. 

5. Deja descansar a la cama

El sexo únicamente en la cama es sinónimo de rutina u obligación. Por eso, hagan una lista de lugares donde les gustaría hacerlo. Recuerden que es importante ser respetuosos, no lo hagas en lugares donde no te gustaría a ti encontrar a una pareja teniendo relaciones sexuales. 

Empiecen poco a poco. Pregúntese, ¿en qué lugar de casa no lo hemos hecho nunca? ¿Es posible hacerlo? Posteriormente, ¿y si intentamos en el carro? ¿Tal vez parqueados en un mirador? ¿o en el campo? Así, de a poco, ir descubriendo lugares que no han probado anteriormente y que les puedan aportar un poco de adrenalina. 

6. ¡A jugar!

El sexo debe ser divertido, intenta hacerlo aún más con juegos. 

Por un lado, puedes experimentar con juego de roles. Pueden organizar una cita en un lugar público, pero la condición es que pretendan ser extraños. Así, tendrán que cortejarse para tener una “ONS” (one night stand) ficticia. Esto puede excitar muchísimo, es un juego previo que hará que el deseo suba a medida que avanza la noche en vez de saltar de una a la cama. 

See Also
Chile El Pionero en el Etiquetado Frontal de la Comida en la Latinoamérica

También, pueden hacer juegos de preguntas como Verdad o desafío. En cada verdad, se pueden hacer preguntas muy íntimas como “¿tienes alguna fantasía sexual que quieras probar conmigo?”, y en cada desafío se puede pedir que te haga algo “bésame el cuello” o que haga algo por su cuenta “striptease”. También, hay muchos juegos que puedes comprar para jugar como el set de cartas sensuales de We Are Not Really Strangers

Experimenten con juguetes sexuales. Puede traer un mundo de nuevas experiencias a su relación. Algunos de los más famosos en 2023 son: 

  • Crabby de Platanomelón: Un vibrador que luce como una tenaza de un cangrejo–por eso su nombre–. Es ideal para usar en pareja–y solos también–, en todas las partes de tu cuerpo imaginables. Tiene 32 modos de uso–pero seguro que le encuentras muchos más–, tiene 10 modos de velocidad, sumergible en el agua y hecho de silicona médica.  
  • OH de Platanomelón: Un huevo vibrador que se controla a la distancia. Ideal para usar en pareja. Pueden usarlo en un lugar público discretamente. Así, de a poco, ir elevando la tensión sexual.
  • We-Vibe Sync 2: Un vibrador para uso individual y en pareja. Igual que el anterior, tiene un control remoto para usarlo a la distancia. Pero además, se conecta a una aplicación móvil para que parejas de larga distancia lo puedan usar.

7. Fantasías por probar

Todos tenemos fantasías, el problema es que nos enseñaron que nos verían mal si las expresamos. ¿Por qué no compartirlas con tu pareja y ver si es una posibilidad en su relación? Una manera muy eficiente de hacerlo es: 

  1. Cada uno, escriba sus fantasías en un pedazo de papel, TODAS. 
  2. Una vez que terminen, compárenlas y subraya todas las que tienen en común. 
  3. De todas aquellas que no se repitieron, conversen y vean si es que es algo que los dos estarían dispuestos a hacer. Si es que si, subráyenlas también.

Ahora, tendrán una lista de fantasías para probar. Pueden ir cumpliéndolas una por una y de seguro su vida sexual no volverá a ser monótona. 

8. Vaca(sex)ciones

Planeen una escapada solo los dos. Busquen un lugar al que puedan escapar, lejos de su rutina, familia, amigos. Estas serán unas vacaciones sexuales, por lo que preferiblemente no elijan un destino en el que quieran conocer muchos lugares–si, su enfoque será el sexo–. El lugar ideal para hacerlo podría ser en algún sitio en medio de la naturaleza con una vista increíble y sin mucha humanidad cerca. Cuando lo decidan, empaquen todos los juguetes, comida, lencería o cualquier elemento que vayan a querer usar. Desconéctense de las redes y enfóquense solo el uno en el otro. 

9. ¡Sorpresa!

Dejen de ser predecibles, el elemento sorpresa es crucial cuando se busca calentar la vida sexual. 

Envía mensajes de texto que le hagan saber a tu pareja que los estás deseando. Una foto subida de tono tampoco es una mala idea. En especial si es en un momento inesperado del día. Por ejemplo, en medio de la jornada laboral. Esto hará que el deseo vaya incrementando hasta el momento del encuentro. Otra idea pueden ser los regalos “kinky”, enviarle lencería o un juguete sexual con una nota. 

10. Constancia

El sexo es como un músculo, mientras más se lo ejercita mayor su fuerza. Por eso, es necesario que empiecen a practicarlo con constancia. Puede que no tengas tantas ganas, pero agenden una fecha y hora para hacerlo. Sí, puede sonar aburrido y carente del efecto sorpresa. Pero, si es que no empiezan, nunca van a recuperar el deseo. 

Si es que es un problema que va más allá de la rutina, acudan a un especialista. Los sexólogos pueden darles una guía de cómo resolver sus problemas, darles técnicas efectivas para ustedes específicamente y pueden ser el catalista perfecto para que empiecen a comunicarse efectivamente, en especial en el área sexual–de lo que todos tienen vergüenza de hablar–.

© 2023 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.