Facebook Pixel Code ¿Cómo terminar con la violencia obstétrica? – Interesante
Now Reading
¿Cómo terminar con la violencia obstétrica?

¿Cómo terminar con la violencia obstétrica?

  • Las mujeres buscan ser tomadas en cuenta durante sus partos para erradicar la violencia obstétrica.
¿Cómo terminar con la violencia obstétrica

La violencia obstétrica es un tipo de violencia contra las mujeres que viola sus derechos humanos. Consiste en el maltrato que sufre una mujer durante el embarazo, el parto y el puerperio al ser juzgada, atemorizada, humillada o lastimada física y psicológicamente. Se puede dar en todos los lugares en los que se prestan servicios médicos, públicos o privados, en todas las esferas de la sociedad.  

Los actos más comunes como se ejerce la violencia obstétrica en México son: 

* Practicar partos por cesárea cuando existen condiciones para realizar partos naturales, sin el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer. 

* Obligar a las mujeres a parir acostadas y/o inmovilizadas. 

* Negar u obstaculizar la posibilidad de cargar y amamantar al bebé inmediatamente al nacer.  

* No atender oportuna y eficazmente las emergencias obstétricas. 

También se ejerce la violencia obstétrica cuando existen actos no apropiados o consensuados, como el uso de episiotomías, intervenciones dolorosas sin anestésicos, y proveer medicación excesiva e innecesaria que podría generar complicaciones graves. Las consecuencias físicas, como el dolor, el trauma y las complicaciones de salud, pueden ser graves para las mujeres y sus bebés. 

Las feministas han dado visibilidad al tema 

En los últimos años, este problema ha ganado visibilidad gracias a diversas organizaciones feministas que han denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la violencia obstétrica. 

De acuerdo con Rebeca Ramos, del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), en México el sector público concentra más de 70% de los partos y se estima que 3 de cada 10 mujeres han sido víctimas de violencia obstétrica. 

Además, una de cada dos mujeres menores de 20 años de edad con discapacidad sufrió por lo menos un tipo de violencia obstétrica durante su último parto, según datos de la misma especialista. 

La violencia obstétrica se trata en gran parte de falta de capacitación y educación del sector médico con enfoque de derechos humanos, de género y de cuidado diferencial, que debería de ser transversal y obligatorio en todas las profesiones de la salud y afines. Así como la sensibilización permanente del personal sanitario, aseguró la presidenta de la CIDH, Margarette May Macaulay, representante de diversas organizaciones de Perú, Chile, Colombia y Argentina. 

Otro acto de violencia obstétrica muy común es el trato deshumanizado, irrespetuoso, abusivo o negligente por parte de los encargados de la atención en salud sobre las personas gestantes, de acuerdo con Catalina Martínez del Centro de Derechos Reproductivos

Se busca cambiar la realidad desde la legalidad 

Para tratar de cambiar esta realidad en México, a principios de año, cuando Ricardo Monreal era coordinador parlamentario en el Senado por Morena, buscó ampliar el marco de protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, así como su derecho a la salud durante el parto, con un enfoque de atención humanizado y respetuoso. 

El político, que actualmente es candidato a la presidencia, aseguró que en México 33% de las mujeres que dieron a luz afirmaron haber sufrido algún maltrato por el personal de salud; 43% afirmó haber parido por cesárea, de las cuales 10% reportó que no se le informó el motivo de la realización de dicha intervención, y a 10% no se les pidió autorización para realizar el procedimiento. 

See Also
De la taza de cafe a la taza de te verde

Para contrarrestar este tipo de actos y promover el modelo de parto humanizado en el que se reconoce a la madre, el padre y la persona recién nacida como los protagonistas, y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Ricardo Monreal se comprometió a elevar el tema a rango de Ley para garantizar la incorporación del modelo referido en todo el sistema de salud del país. 

¿Qué es un parto humanizado? 

¿Qué es un parto humanizado 

Lo que recomienda la OMS y que diversos gobiernos quieren poner en práctica, para evitar la violencia obstétrica, son los partos humanizados o respetados. El parto respetado busca fomentar el bienestar físico, emocional y social de las mujeres y sus bebés.  

Algunas de sus características son: brindar información y participación a la mujer en todas las decisiones relacionadas con su atención durante el parto; el uso de métodos alternativos de alivio de dolor; la promoción del contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento; la atención al vínculo madre-bebé y la prevención de la separación innecesaria; la reducción del uso de intervenciones médicas innecesarias, y la atención integral y personalizada por parte del personal médico. 

La violencia obstétrica contribuye a que las mujeres tengan una experiencia traumática 

Una de las principales consecuencias de la violencia obstétrica es que las mujeres pueden tener una experiencia traumática que les puede dejar graves consecuencias psicológicas, como son: trauma postparto, las mujeres pueden experimentar pesadillas y ansiedad, es similar al trastorno de estrés postraumático; depresión postparto, es un trastorno del estado de ánimo que puede ocurrir después del parto; disminución del autoestima, las mujeres se sienten humilladas, avergonzadas y sin valor. 

También se puede sufrir de: trastornos de ansiedad; problemas de vinculación al no poder conectarse con sus bebés; problemas de lactancia debido al estrés y la ansiedad; y dificultades para conseguir futuros embarazos.  

Durante muchos años se normalizó la violencia obstétrica, especialmente debido a razones culturales, ya que a los médicos y al personal de salud se les otorgaba mayor poder jerárquico por encima de las pacientes. Además de que existía una gran falta de información del personal médico respecto a prácticas más humanizadas, y de las pacientes sobre sus derechos al momento del parto.  

En los últimos años, diversas organizaciones, gobiernos y mujeres le han dado visibilidad a este tema, logrando que algunas instituciones de salud y personal médico cambien sus prácticas, y mejoren su trato y la manera en la que se lleva a cabo el parto. Aunque tomará tiempo eliminar la violencia obstétrica, que el tema esté sobre la mesa y se estén modificando leyes en algunos países es un gran paso.   

© 2023 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.