Facebook Pixel Code
Now Reading
Travesía Sagrada Maya: 300 Almas Remando por una Tradición Ancestral

Travesía Sagrada Maya: 300 Almas Remando por una Tradición Ancestral

  • Parte 2: Camino al Cruce.
Travesía Sagrada Maya Camino al Cruce (1)

Familia Canoera

Los lazos que formas durante todo el proceso hasta culminar la travesía es una de las experiencias más valiosas que te pueden pasar.

Conoces gente de todo tipo que está ahí con diferentes intenciones y esos seis meses de entrenamiento no solo te forman físicamente, sino también te dan la oportunidad de percibir lo que mueve a otra persona para seguir en el proceso.

Sin embargo, la meta es la misma, cruzar el mar para ofrendar a Ixchel aquello que llevas dentro, mantener viva la tradición y en el camino descubrir algo de ti que no tenías idea que estaba ahí.

No Todo es Bogar

La convivencia después de entrenar, los desayunos espontáneos, las retas de básquet, las posadas y fiestas en un bonito cenote que uno de los timoneles organizaba con mucho cariño para toda la familia canoera, las ceremonias de cacao para cargarte de energía positiva antes del cruce, todos y cada uno de esos momentos se van guardando en la mente y atesorando en el corazón. 

Si elegiste bien tu canoa habrás encontrado una nueva y pequeña familia que te acompañará no solo en el cruce sino en los diferentes momentos que decidan compartir: una noche de juegos de mesa, una cena de cumpleaños, un día en la playa, un amanecer haciendo paddle, un temazcal, chistes locales, todo aquello que les haga conectar, al final son diez personas que remarán hasta Cozumel y se apoyarán cuando sientan que ya no pueden más.

Travexura Maya

Este evento es un encuentro con todas las canoas de todas las sedes, cada año se hace en un lugar distinto y consiste en un rally de actividades, este año fue en Xel-Há, uno de los parques de Xcaret.

La cita fue a las 5 am y desde el momento en que llegas los miembros de la coordinación comienzan a dar instrucciones de cómo se formarán los equipos y qué debes hacer para continuar con la Travexura.

Fue una muy grata experiencia, mi equipo fue el color azul “A5”, en su mayoría formado por integrantes de mi sede y alguno que otro de Cozumel.

Después de las actividades todo el mundo se reúne en uno de los restaurantes del parque para desayunar y presenciar el anuncio de los tres primeros lugares del rally, mi equipo no estuvo dentro de ese top tres, pero las risas nunca faltaron.

Purificación

Cuando estás llegando a la recta final hay dos eventos muy representativos que la marcan:

El primero es la purificación, un ritual en el que debes vestir de blanco y llevar tu remo. A esta ceremonia acuden todas las sedes, ya que es imprescindible que todo canoero y canoera pase por ese proceso para cruzar los mares, también acuden las autoridades de Xcaret y coordinación de Travesía.

Antes de dicha purificación puedes presenciar una exposición montada por el staff en donde hay remos pintados y tallados de diferentes formas y colores. También ofrecen explicaciones de lo que es la Travesía Sagrada Maya, siendo este un buen momento para tomarte fotos con tu canoa.

El ritual lo dirige un chamán de mucha experiencia y con ayuda de otros chamanes se purifica a todos los integrantes de las canoas, incluidos los remos.

Dentro de este proceso se bebe Balché como se hacía en la antigüedad, cada parte del ritual trata de apegarse a cómo lo hacían los mayas. 

Finalmente, el chamán pronuncia algunas palabras y bendiciones, todos y todas alzan sus remos y es entonces cuando se comienza a sentir la vibra de todos los corazones que están a pocos días de cruzar el Xibalbá para llevar su intención a Ixchel.

Junta General

Preparativos y Celebración de la Quinceava Travesía Sagrada Maya (2)

Días después se lleva a cabo la junta general que es donde se asigna al azar el número de canoa que cada equipo tendrá para el cruce.

Cabe mencionar que la numeración es en maya, misma que debes conocer porque las canoas en las que entrenas tienen esos números grabados en la proa.

Por otra parte, se dan los últimos anuncios, te proporcionan el vestuario que debes llevar y te dan los pases para que tus invitados puedan asistir al evento.

Este año esta junta fue especial por ser el cumpleaños XV de la Travesía Sagrada Maya, entonces hubo mariachi y pastel canoero; la canoa número uno siempre le corresponde a los Xipes, integrantes de Grupo Xcaret que se caracterizan como guerreros mayas y son parte del show del parque todos los días, a nuestra canoa le tocó el número diez de treinta y cuatro que hubo este año.

Eventos Desafortunados

El cruce 2023 estaba programado para el 12 y 13 de mayo, pero debido a las condiciones climáticas se pospuso para el 19 y 20. Esto fue algo triste, ya que muchas familias que habían venido a apoyar a su canoero o canoera, al final no pudieron estar presentes, debido a que la mayoría venía de otra parte del país y es complicado hacer los cambios pertinentes para extender su estancia en Quintana Roo. 

En mi caso, pudieron estar presentes mi mamá y mi papá, pero mi hermana tuvo que regresar a su hogar por motivos personales y mi hermano no pudo acudir por cuestiones de trabajo. Esto pasó con muchas otras familias que probablemente acudirán el próximo año para poder apreciar esta experiencia de cerca. 

El Día del Cruce

Finalmente, llegó el día, de pronto te despiertas a la 1:30 am, si es que pudiste dormir algo, te alistas y te diriges a Xcaret para comenzar los preparativos y bogar hacia Cozumel con tu canoa.

Al llegar a Xcaret tienes que estar con tu canoa completa para poder entrar al parque, dejar tus pertenencias y comenzar con el maquillaje canoero, todo es una locura. Hay gente por todos lados dando indicaciones, alistándose, tomándose fotos, augurando buena vibra, un sinfín de emociones recorren tu cuerpo, es el día y no lo puedes creer, ves los rostros conocidos y los no tan conocidos, las expresiones en cada uno de ellos y todo se resume ahí.

Después del maquillaje pasas un rato alistando tus cosas en la canoa, caminando de un lado al otro, aprovechando para ir al baño, hasta que te dan la indicación de formación a eso de las 5:50 am. Mientras tanto, del otro lado están las familias y amistades presenciando una representación de despedida con danzantes, música prehispánica, canoeras y canoeros. 

See Also
Diseño sin título 6

Cuando estás caminando hacia tu canoa te das cuenta de una cosa, el momento ha llegado, todo tu esfuerzo, todo de ti está ahí para cruzar con tu equipo. Las canoas van saliendo en orden una por una y solo observas como se alejan una a una hasta que es tu turno de partir, alzas tu remo y cuando el timonel da la indicación comienzas a bogar.

El Mar y sus Revelaciones 

El cruce estuvo lleno de emociones, sentimientos encontrados, sed, sol y remos que bailaban de un lado a otro acompasados llevando la canoa hacia adelante.

Dolor, incomodidad, ganas de llegar, ganas de tirarte un rato por la borda y refrescarte en esas aguas tan azules que llenan tu vista por todos lados, cantos, sudor, deshidratación, gritos, emoción, intención, hidratación, equipo y sobre todo mucho, mucho mar. 

De pronto ves Cozumel, pero la vista es engañosa y durante el proceso siempre te dicen que, aunque veas la Isla cerca, pienses que faltan muchas horas. En este caso fue como una hora remando luego de ver tierra a lo lejos, antes de dirigirte a Chankanaab que es donde culmina esa parte del cruce. Paras unos cuantos kilómetros antes en donde la embarcación guía te indica que hay que esperar para agrupar a todas las canoas y que así todas puedan llegar casi al mismo tiempo al final del camino. 

Esperamos aproximadamente cuarenta minutos que nos sirvieron para comer las provisiones que llevábamos, tirarnos un rato al agua y distraer un poco la mente. Luego de pronto comenzaron de nuevo las indicaciones por parte de coordinación y escuchamos el pitazo para comenzar la regata. Ese es el momento en el que remas con todas tus fuerzas porque quieres ser la primera canoa en llegar, ese es el momento en el que sacas todo de ti;  después de esa regata, mi canoa, la canoa número diez, entró en tercer lugar a Chankanaab, lo hicimos Tritones.

Llegando a Cozumel

Al llegar y bajarte de la canoa después de ese gran esfuerzo sabes que estás justo a la mitad de esta travesía. Te reciben danzantes, mujeres con fruta para animarte, cantos, música y mujeres caracterizadas de la diosa Ixchel para que les lleves tu ofrenda y para bendecirte por esa primera parte del cruce. Abrazas a todo canoero y canoera que tengas de frente, compartes tu emoción, vas un rato a saludar a tu familia para luego irte a comer y tomar los autobuses que te llevarán a descansar al hotel para emprender tu regreso a casa al día siguiente. 

Te citan en el lobby del hotel a las 5:00 am del día siguiente para poder alistarte y comenzar los preparativos de ese último día de remar. Al llegar a Chankanaab la canoa comienza a con el maquillaje, desayunas algo ligero (fruta, yogur o algún pan) y luego de un rato coordinación da indicaciones para salir.

Nos acomodamos con la numeración correspondiente, nos subimos a la canoa y comenzamos a bogar. Este trayecto fue un poco menos pesado, ya que la corriente iba a favor, sin embargo, un día antes habíamos remado cinco horas aproximadamente y el cuerpo no estaba tan fresco como en otras ocasiones.

El Regreso, últimos km de la Travesía Sagrada Maya

El Éxtasis de la Llegada

Después de casi tres horas llegamos al punto de encuentro en donde todas las canoas nos agrupamos para la última regata.

Es entonces cuando sientes que tu cuerpo está remando por inercia y al mismo tiempo que estás dando todo de ti para llegar al final de esta Travesía Sagrada Maya.

Todos esos días de entrenamiento y descubrimiento personal se resumen a esos últimos minutos en donde descubres que si puedes, descubres que hay que disfrutar el aquí y el ahora, como dice mi proel, donde la respiración es fundamental para que tu cuerpo no se rinda.

De pronto sientes el agua salada en tu cara, sientes esa brisa marina que te lleva hacia adelante, sientes esa energía de los otros nueve corazones que están remando contigo, escuchas las palabras de agradecimiento proferidas por alguien de tu canoa. Lloras y te das cuenta que has llegado a tierra firme, escuchas esos gritos de emoción de toda la gente, ves tantas caras, abrazas tan fuerte a quien tienes a lado, tomas tu remo y lo levantas en señal de alegría. Fuerza y victoria, lo has logrado, eres parte del grupo de grandes navegantes, ahora sabes que puedes llegar tan lejos como te lleve la inmensidad del mar.

© 2023 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.