Facebook Pixel Code
Now Reading
¿Cómo Empezar una Nueva Vida en Tierras Desconocidas?

¿Cómo Empezar una Nueva Vida en Tierras Desconocidas?

  • Descubre los beneficios, desafíos y pasos esenciales a seguir para empezar una nueva vida.
¿Cómo Empezar una Nueva Vida en Tierras Desconocidas

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería empezar de nuevo? ¿Meter toda tu vida en una maleta e irte a un país completamente distinto? Es algo que se me ha pasado por la cabeza varias veces. Pero, ¿por qué nos abstenemos de hacerlo? Porque no es tan sencillo como parece. Hay que tomar muchas decisiones importantes que dependen de cómo te ves a ti mismo y a tu estilo de vida.

Recuerdo cuando mi hermana decidió irse a Estados Unidos a hacer un máster. Se matriculó en una prestigiosa escuela de posgrados, alquiló una habitación en el centro y compró un billete de avión solo de ida.  Cuando llegó, se dio cuenta de que el coste de la vida era demasiado caro, odiaba la nieve y sus ahorros no le durarían tanto como había planeado.

Tras meses de lucha, trabajo y estudios a tiempo completo, decidió cambiar de ciudad. Se fue a una cálida ciudad costera con una gran comunidad latina. Por fin encontró lo que buscaba para empezar de nuevo.

Se fue de casa porque estaba desesperada por escapar de la vida monótona que tenía aquí. Sin embargo, el otro día me dijo que si tuviera que hacerlo todo de nuevo, se habría tomado un poco más de tiempo para fijarse realmente en los pequeños detalles que descuidó la primera vez.

Basándome en su experiencia, aquí están algunas cosas que hay que tener en cuenta al contemplar este importante cambio de vida.

Beneficios de mudarte

Beneficios de mudarte

Probablemente, estés planteando este cambio porque has pasado toda tu vida en un mismo lugar. Y si, mudarse puede ser la mejor opción para ti. Te permitirá conocer una cultura y una forma de vida completamente diferentes.

Enfrentarte a esta nueva realidad puede hacer que te conozcas mejor que nunca. Estar lejos de casa y de tu familia –especialmente si vienes de una cultura muy familiar– puede enseñarte a ser independiente. Y puede que probablemente ya lo seas, pero estarás lejos de tu sistema de apoyo y eso te empujará a hacer cosas que nunca pensaste que podrías hacer por tu cuenta. Te enseñará a apreciar lo que dejaste atrás y te volverás recursivo.  

Tendrás que fortalecer tus habilidades interpersonales. Los humanos somos seres sociales, y te aseguro que no durarás mucho sin una red en la que puedas confiar. Harás amistades que sin duda durarán toda la vida. Se convertirán en tu familia lejos de casa.

Ser extranjero traerá a tu vida gente en tu misma situación, y las amistades construidas sobre experiencias compartidas suelen ser las más fuertes. Esto te proporcionará grupos multiculturales de amigos que pueden abrirte puertas a que viajes más. Tendrás un lugar donde quedarte en cada rincón del mundo. 

Además, te verás obligado a creer en ti mismo. Encontrar trabajo no es fácil, sobre todo en lugares donde no conoces a nadie.  Tu currículum y tu seguridad serán tu ticket de entrada para conseguir tu primer empleo. Tendrás que callar al impostor de tu cabeza para construir tu carrera. Así la gente confiará en ti y en tu trabajo, y de a poco irás creciendo. 

Desventajas de mudarte

Como todo, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Empezar una nueva vida en otro lugar puede traerte algunas dificultades.

En primer lugar, estarás lejos de la gente que conoces y quieres. Es difícil mantener amistades y relaciones con la distancia de por medio. Pero, por suerte, ya no estamos en el siglo XIX. Tendrás que esforzarte un poco más para cultivar las relaciones que dejas atrás. Programa llamadas telefónicas o asegúrate de responder a los mensajes de las personas que te importan. Así estarás lo más presente que puedas en sus vidas.

En cuanto al trabajo, tendrás que empezar de cero. El tiempo pasa, las personas crecen, las empresas avanzan. Debes entender que el trabajo que una vez tuviste ya no te estará esperando. Sí, la gente recordará lo buen trabajador que eres, pero probablemente tendrás que empezar de nuevo si alguna vez decides regresar. 

Este cambio puede afectar un poco la salud mental. Puede desencadenar tu ansiedad o incluso depresión en algún momento. Sentirás nostalgia, el bien conocido Homesick, y eso hará que quieras volver. Pero debes recordar por qué estás haciendo esto en primer lugar. Recuerda que los malos momentos no duran para siempre y que hay una luz al final del túnel.

Entonces, ¿Por dónde comienzo?

1. ¿A dónde voy?

En primer lugar, debes decidir cómo quieres que sea tu vida. ¿Te ves viviendo en una gran ciudad, en el pueblo o en el campo? ¿Te gusta el clima frío o caliente? ¿Qué tan caro es vivir vs. el salario promedio? Cosas como éstas definirán cómo será tu día a día.

Si eres una persona a la que le gusta tener un estilo de vida ajetreado -levantarse, ir a una cafetería, trabajar, ir al gimnasio, ir a cenar a un sitio nuevo cada noche, salir de fiesta, volver a casa a las 4 de la mañana-, entonces la ciudad es una buena opción.  Hay muchos lugares que tienen una gran vida nocturna y transporte público que lo soporta.

Debes tener en cuenta que el costo de la vida en estas grandes ciudades suele ser más elevado.  Por ejemplo, si decides ir a una gran ciudad como Madrid, el costo de la vida rondará los $2.000 dólares al mes. Sin embargo, si eliges una ciudad más pequeña, como Las Palmas de Gran Canaria, necesitarás unos $1.400.  

También, el clima puede ser un factor decisivo. Ten en cuenta si te gustaría vivir en un lugar estacional. Puedes ir desde cualquier lugar de Noruega, que es oscuro y frío la mitad del año; y tiene un verano caluroso durante un par de meses. A algún lugar como Colombia, un país sin clima estacional. Esto también requiere pensar en cuándo quieres tener tu verano. Acuérdate que en el hemisferio norte el verano es en junio-septiembre y en el sur es alrededor de Navidad y principios de año.

Investiga mucho sobre cuánto cuesta vivir en el lugar que escojas. Hay muchas páginas web que te pueden dar una aproximación de cuánto necesitarás cada mes. Además, averigua cuál es el salario mínimo y promedio en el país y la ciudad. Lugares como Londres tienen un coste de la vida realmente alto, pero sus salarios lo compensan.

2. ¿Cómo lo hago?

Los requisitos de visas son diferentes para cada país en función de su pasaporte. Si ya has elegido el lugar al que quieres ir, es hora de investigar los trámites de inmigración.

El camino más fácil para ir a otro país es cursar un programa de estudios. Muchos países te darán visas de trabajo después de que termines alguno de ellos. Por ejemplo, en Canadá puedes obtener un permiso de trabajo de 2 a 3 años después de terminar un máster –o programa de estudios de m[as de 8 meses–. Durante este tiempo, puedes conseguir que tu trabajo te patrocine el visado para después de que este período termine.

Sé que un programa de estudios puede ser caro, pero hay muchas becas y países en los que la matrícula es gratuita, como en algunas escuelas públicas de Alemania. Para la gente de países como Ecuador, puedes solicitar becas totalmente financiadas como la Chevening o Erasmus Mundus. Dos programas que te financian absolutamente todo, desde los procesos de visa y pasajes, hasta un estipendio mensual para vivir. 

Si esta vía no te parece posible, también puedes buscar trabajos que te patrocinen el visado desde el primer día. Es más difícil, pero no imposible.

See Also
portada chpe express ingles

3. Preparando todo para irte

Una vez que tengas todo lo de las visas resuelto, es hora de meterse de lleno en los detalles previos. Haz un presupuesto inicial. Tendrás que planificar el dinero necesario para billetes de avión, alojamiento -incluidos garantías y depósitos-, transporte, comida, seguro médico, etc. Para que estés organizado y tengas tranquilidad y estabilidad financiera los primeros meses de tu nueva vida. 

Ha llegado el momento de buscar donde vivir. Investiga un poco para saber qué barrio es mejor para ti. Si estás matriculado en un programa de estudios, te conviene estar lo más cerca posible de la escuela.

Si no es posible, debes investigar un lugar con fácil acceso al transporte público. Es clave saber qué tan seguro es el lugar en el que te vas a alojar. Para ello, puedes entrar en grupos de expatriados de Facebook. Esta es una excelente manera de informarte de todo con consejos de primera mano y evitar cometer errores de novato.

Ahora, algunas cosas en las que quizá no hayas pensado todavía. ¡Contrata un seguro médico! No querrás estar solo en un país extraño, enfermarte y no tener uno. Además, debes empezar a hacerte un historial financiero, así que asegúrate de abrir una cuenta bancaria lo antes posible. A veces este proceso puede resultar difícil como extranjero, por lo que debes encontrar un banco que te lo facilite.

Investiga cómo se manejan los impuestos en el país al que vas. Puedes obtener ayuda en los mismos grupos de Facebook que te mencioné antes. PON ATENCIÓN, no te olvides de investigar si –una vez que ya estás fuera– tienes que pagar impuestos en tu país de origen.

4. ¡Es momento de volar!

¡Es momento de volar!

Para tu pasaje de avión, entra a páginas como skyscanner.com, Hopper o Google Flights. Aquí puedes programar alarmas que te avisarán cuando haya los mejores precios del mercado. Son muy buenas porque te comparan los pasajes de todo el internet. 

Tendrás que llevar toda tu vida en una maleta, así que pon mucha atención en el momento de comprarlo. Actualmente, no todos los tickets de avión incluyen maleta, entonces probablemente te tocará comprar un espacio –hoy en día pueden ser muy caras–, entonces debes incluirlo en tu presupuesto.

Asegúrate de solventar todo en casa, en la ciudad que vives actualmente. Cancela el servicio de telefonía celular, la suscripción al gimnasio, las tarjetas de crédito que no utilices. Así, evitarás tener gastos pasivos de cosas que ni utilizas o incluso no sabías que existían. Deshazte de todo lo que sepas que no vas a volver a utilizar. Mi hermana dejó millones de cosas en su antigua habitación, spoiler alert: nunca las volvió a buscar. Podría haberlas vendido y ahorrarse un poco para su viaje.

Despídete como es debido de todas las personas que te importan. La vida pasa tan rápido que no sabes cuándo vas a volver a verlos o si volverás a hacerlo algún día. Esto suena un poco catastrófico, pero es la verdad.

Y así, en un par de horas, tu vida habrá cambiado para siempre. No es un proceso fácil y tendrás que empujarte para salir adelante día a día. Pero ya es hora de que construyas tu vida desde cero, así que haz que cuente. Haz amistades, explora nuevas y mejores oportunidades profesionales, conoce nuevas culturas, enriquécete con una mentalidad global. Pero lo más importante, trabaja para convertirte en la mejor versión de ti mismo que puedas.

¿Estás listo para embarcarte en una nueva aventura?

© 2023 Interesante | La Vida Digital. All Rights Reserved.